Canchallena

Boca Juniors

Basile y la maldición de los cinco títulos

Tanto en la selección como en Boca, el Coco tuvo un comienzo espectacular, pero luego la suerte cambió de rumbo y le negó cualquier tipo de consagración

Por Pablo Lisotto | canchallena.com

 
 

Alfio Basile asumió como técnico de la selección argentina a comienzos de 1991, y tuvo la difícil tarea de suceder a Carlos Bilardo, campeón del mundo en 1986 y subcampeón en 1990. Para colmo, el Coco no con contó en el principio de su ciclo con Diego Maradona.

A pesar de esa presión aparente, Basile condujo con éxito un recambio necesario. Fueron los tiempos de Claudio Caniggia como estandarte y de una generación con hambre de gloria, entre los que se destacaban Gabriel Batistuta, Diego Simeone, Leonardo Rodríguez y Sergio Goycochea.

El debut se produjo en Rosario, el 19 de febrero de 1991, con una victoria ante Hungría por 2 a 0 (goles de Darío Franco y Antonio Mohamed). Aquel fue el punto de partida a una racha invicta de 31 partidos, que terminó con un 1-2 ante Colombia por las Eliminatorias rumbo a Estados Unidos 1994.

En el medio, condujo al equipo nacional a ganar cinco títulos sobre cinco posibles: dos Copa América consecutivas (Chile ´91 y Ecuador ´93), una Copa Kirin (1992), una Copa FIFA Confederaciones (1992) y una Copa Artemio Franchi (1993).

Ya en el Mundial, tras el regreso de Maradona y el repechaje ante Australia, el equipo tuvo un comienzo que invitaba a soñar con el título. Pero llegaron los tiempos del "me cortaron las piernas" y la eliminación en octavos de final a manos de Rumania, que culminaron con la renuncia de Basile.

Al Coco lo sucedieron tres técnicos en el seleccionado nacional: Daniel Passarella, Marcelo Bielsa y José Pekerman, antes de que vuelva a sentarse en ese banco de privilegio.

La historia reciente es conocida: 0-3 en el debut ante Brasil (3 de septiembre de 2006 en Londres). Mismo resultado ante el mismo rival en la final de la Copa América 2007. Comienzo soñado en las eliminatorias sudamericanas 2010 (tres jugados, tres ganados) y luego todo fue barranca abajo, hasta la noche en Santiago, donde el Chile de Bielsa superó a la Argentina 1 a 0, le dio una clase de fútbol y determinó el final del segundo ciclo del Coco en la selección.

Del 100 por ciento de eficacia al 47 por ciento de los puntos

Cuando en junio de 2005, Alfio Basile asumió como técnico de Boca, ni el más fanático hincha xeneize ni el más "basilista" imaginó lo que se vendría. Al mes, campeón de la Recopa Sudamericana. A fin de año, obtuvo la doble corona gracias a la vuelta olímpica en el Apertura y en la Sudamericana 2005. Y luego de la pretemporada estival, fue bicampeón nacional (Clausura 2006) y de la Recopa Sudamericana.

El comienzo del Apertura 2006 fue muy bueno, y todo parecía indicar que el club xeneize se iba a consagrar tricampeón del fútbol argentino por primera vez en su historia, y que Basile mantendría su espectacular eficacia.

Sin embargo, Julio Grondona decidió convocar al Coco para la selección argentina, Boca quedó en manos de Ricardo La Volpe y, en un final increíble, Estudiantes se ganó el derecho de definir mano a mano el título, y se lo arrebató a Boca en la finalísima en Liniers.

Tras el frustrante segundo paso por la selección, Basile fue otra vez convocado por los dirigentes de Boca para que suceda a Carlos Ischia. Al igual que en el banco albiceleste, otra vez fueron tres los técnicos que pasaron entre Coco y Coco. En este caso: Ricardo La Volpe, Miguel Angel Russo y Carlos Ischia.

En la gira que realizó el equipo de Basile por Europa a mediados de 2009, el xeneize le jugó de igual a igual a Manchester United y a Milan, y lo exhibido le permitió a sus hinchas volver a ilusionarse con una catarata de títulos.

Nada de eso ocurrió. La pronta eliminación en la Sudamericana echó por tierra aquella supuesta imbatibilidad del Boca de Basile. Para colmo, el mal arranque en el Apertura (5 puntos sobre 18 posibles en las primeras seis fechas) lo alejó de los líderes. El equipo recién ganó de local en la séptima fecha (3-2 ante Vélez) y evidenció una reacción con otras dos victorias seguidas (2-1 a Racing y a Tigre) que lo reacomodó en la tabla, gracias a la intermitencia de los demás equipos. Sin embargo, el 1 a 1 contra River en el Monumental fue un nuevo freno, del cual aún no se recuperó. En las últimas cinco fechas sólo ganó un partido (3-0 a Chacarita en la Bombonera, justo después del superclásico).

Restan 15 puntos para que termine el torneo y Boca es un espectador de lujo de la definición. Pero no sólo eso: en la tabla general que suma los puntos del Clausura y del Apertura, el equipo xeneize está hoy a 12 puntos de Newell´s, el último que se clasifica hasta el momento a la Copa Libertadores 2010, torneo al cual, en lo que va de la década, los xeneizes sólo se ausentaron en 2006, curiosamente cuando Basile era DT.

En el juego de las coincidencias, el Coco está sufriendo en Boca la misma suerte que en la selección argentina. De él depende el intento por revertir la situación, o de tomar la misma determinación que tras el 0-1 ante Chile. .

Aparecen en
esta nota  
Organizaciones: Boca Juniors.

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora