Canchallena
 

Una mirada del rugby

Aún sin acuerdo total

Si bien Buenos Aires y el bloque de 23 Uniones del resto del país aún no lograron consensuar una lista única, ambas partes ya acordaron que el tucumano Luis Castillo sea elegido el próximo 17 como nuevo presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR), convirtiéndose en el primer representante del interior en sentarse en el sillón mayor del rugby argentino. Las reuniones que tuvieron las comisiones de Buenos Aires y el interior el fin de semana pasado en Paraná, en ocasión del 26° Seven de la República, no avanzaron más allá de la coincidencia de sobre quién debe ser el presidente que suceda a Porfirio Carreras. El resto del consenso sigue trabado. Desde la URBA (no asistió su presidente, Néstor Galán, a priori candidato al máximo cargo en la UAR) se reclamó un vocal más para tener mayoría en el nuevo Consejo, algo que el bloque del interior -unido como nunca en la historia- no está dispuesto a aceptar. Por eso, el panorama con vistas a la asamblea extraordinaria del jueves 17 continúa difuso. Vale recordar que, además del presidente, se renuevan la vicepresidencia 2», la secretaría y tres vocalías.

Castillo, el hombre elegido, aspira a que ese consenso se produzca y que, de ese modo, se evite la confrontación con dos listas. "No se puede gobernar sin Buenos Aires, pero Buenos Aires también debe atender la voluntad del resto del país", afirmó a este diario el tucumano, que el 27 de octubre cumplió 61 años. De bajo perfil y con una trayectoria dedicada casi exclusivamente al juego, "Cacho" Castillo me cuenta que todavía mira el rugby "con ojos de entrenador". Integró junto a Alejandro Petra y su gran amigo Manuel Galindo (padre del Puma Alvaro) el triunvirato que comandó la época de oro del seleccionado tucumano.

También entrenó a su club, Los Tarcos, y con el "Tano" Horacio Mazzini a los Pumitas en el torneo del Hemisferio Sur que se disputó en 1995, en Buenos Aires. En ese equipo, su capitán fue Santiago Phelan. Y el medio-scrum era Agustín Pichot, pero antes del certamen lo convocaron para los Pumas.

Castillo empezó a jugar al rugby a los 14 años en Natación y Gimnasia. A los 16 debutó en primera división, y a los 18 fue capitán. Luego se marchó a Los Tarcos, donde fue campeón como jugador. Integró el seleccionado naranja, siendo capitán ante los Gazelles sudafricanos, en 1972. Era centro o apertura.

¿Cómo será la vida de este contador a partir del 17 de diciembre? Se instalará de lunes a viernes en Buenos Aires, y los fines de semana recorrerá 1300 kilómetros hasta Tucumán, siempre y cuando la actividad como presidente de la UAR se lo permita. Está analizando si pide una licencia o una transferencia en su principal actividad desde 1998: director general de Administración de la Universidad Nacional de Tucumán. Tiene 5 hijos, tres mujeres y dos varones. Uno de ellos, Luis, más conocido como "Lucho", juega para la contra: Tucumán Rugby. Integra el seleccionado tucumano y el domingo fue subcampeón del Seven de la República.

Castillo se entusiasma cuando remarca el gran año del rugby del interior, que incluyó los títulos del Campeonato Argentino mayor (el seleccionado de Córdoba), los menores de 19 años y menores de 18 (Tucumán), el Nacional de Clubes (Duendes, de Rosario) y el reciente Seven en Paraná (Rosario). "Quizás en Buenos Aires no entiendan la importancia que tiene para nosotros este momento", agrega. Afirma que "hay que seguir apostando al Pladar", pero remarca "que tanto o más hay que apuntalar al rugby de los clubes, que es el que perdurará de por vida". Y se muestra "listo y orgulloso" para una misión nada sencilla. .

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora