Canchallena

"Sería un pecado cambiar el sistema"

Maradona no piensa romper la impronta ofensiva; sostiene: "Ante Alemania vamos a ir a ganarle en su campo"

PRETORIA (De nuestros enviados especiales).- Diego Maradona le exclamó al mundo que finalmente había encontrado el equipo aquel 3 de marzo, en la victoria sobre Alemania por 1 a 0, en Munich, con un equipo rocoso y avaro, dispuesto a protegerse y responder con algunas réplicas que Di María condujo con inteligencia para el astuto de Higuaín. Esa formación amurallada convenció más a Maradona que a la crítica. El resultado tal vez fue perjudicial porque aceleró conclusiones distorsionadas. Envasado en un 4-4-2 amarrete, si a alguien había incomodado especialmente ese dibujo era a Lionel Messi, encarcelado en un desierto, obligado a jugarse la heroica sin sociedades.

Después Maradona cambió. Lo que era seguro pasó a posible y terminó olvidado. Tevez se hizo lugar y el esquema mutó a un 4-3-1-2. Así llegó el estreno mundialista y mal no le ha ido en la cosecha, con cuatro victorias. Casi siempre la carretilla de goles tapó los balances generales, flacos en circulación en el medio y seguridad en el fondo. El poder de gol entonces, además de un gran aliado, pasó a ser un condicionante porque impide desarmar el tridente y sumar un hombre más a la mitad de la cancha para intentar darle equilibrio y volumen a la posesión. Es una elección y Maradona seguirá creyendo en ella. Siente que si por algo vale descompensarse, es por atacar.

VIDEO luz, cámara, Diego
 

Llega Alemania y plantea la disyuntiva. La selección estuvo tan quebrada en el eje ante México que reclama fortalecer esa región. Si vale guiarse por las declaraciones que anoche hizo Maradona a Fox Sports, no habría que imaginarse cambios porque elogió a todos. Incluso, con expresiones innecesariamente desafiantes. Durante el día había sonado muy fuerte el ingreso de Jonás Gutiérrez por Di María. Más espíritu batallador para cubrir las bandas. Pero el DT jugadorista sólo alabó a Di María: "El Fideo está cumpliendo en lo que yo le pido. Está en el aire, en cualquier momento explota y tenemos el Di María que todos pensamos. Estoy completamente tranquilo".

Con Verón se ganaría más prolijidad en los recorridos y una confiable estación de pase. Pero ¿quién sale? Los de arriba no se tocan. "Cambiar el esquema táctico sería un pecado", aclaró Maradona. Sigue el tridente. Maradona no quiere romper la impronta ofensiva del equipo. "No tengo una preocupación grande por Alemania. Los muchachos lo único que están esperando es entrar a la cancha, tener la posibilidad de revancha. No me preocupa lo que digan de las patadas o los penales. Cada partido es una historia distinta y nosotros vamos a ir a ganarle a Alemania en su campo, y eso es lo que los tiene nerviosos. ¿Qué te pasa Schweinsteiger? ¿Estás nervioso?", señaló el DT, con referencia a las posibles provocaciones de los jugadores argentinos que había mencionado horas antes el volante alemán.

Maradona también defendió a Demichelis ("¿Quién dijo que Demichelis está jugando mal? No jodan, la está rompiendo, es un señor central, está jugando de maravilla") y a Otamendi ("Otamendi es un fenómeno, me rindió tanto de central como de lateral"), que seguirían en la defensa, aunque también aclaró que Samuel ya está a su disposición. Enamorado de sus jugadores, entonces para Maradona no hay nada que corregir.

  • Trabajo físico personalizado y fútbol
    Los futbolistas argentinos efectuarán hoy trabajos físicos personalizados durante la mañana en el gimnasio del Centro de Alto Rendimiento de Pretoria. Por la tarde realizarán un entrenamiento en el campo de juego, en el que se delineará la formación titular que jugará ante Alemania.
  • .

    En esta nota

    canchallena por e-mail.
    Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

    Suscribite ahora