Canchallena

Fútbol Internacional

Atendido por sus dueños... extranjeros

La Premier League vive un presente contradictorio: 11 de los 20 equipos de la Liga los manejan millonarios nacidos fuera de Gran Bretaña, incluidos Manchester United y Manchester City, los dos campeones

Por Carlos Beer | canchallena.com

Manchester United festeja el título de la Liga. Manchester City celebra la conquista de la Copa. La ciudad es, por estos tiempos, una de las capitales mundiales del fútbol. Y, también, el símbolo del capitalismo con forma de pelota: los dos clubes ingleses son manejados por dueños extranjeros que ostentan en su vida tantos millones como excentricidades y controversias, y que al revés de lo que se podría presumir han aumentado las deudas de las entidades en varios ceros.

La estadística refleja que Manchester United acaba de ganar el cuarto título desde que el norteamericano Malcolm Glazer se convirtió, en 2005, en el propietario del club. Según la revista Forbes , la entidad, que tiene un valor aproximado de 1830 millones de dólares, es el equipo más rico del mundo en cualquier deporte. Y en ese contexto Glazer es el rey entre reyes en Inglaterra. La Premier League está considerada la competencia más poderosa del planeta y tiene una característica especial: el mes pasado, cuando el magnate norteamericano Stan Kroenke confirmó el incremento en las acciones de Arsenal para llegar al 62,89%, el torneo alcanzó la mitad más uno de sus equipos manejados por dueños extranjeros.

Más todavía: el sistema funciona tan bien que los cuatro primeros de la tabla de la Premier League (al United lo siguieron Chelsea, M. City y Arsenal) fueron clubes comprados por hombres nacidos fuera de Inglaterra. La lista la interrumpe Tottenham, quinto, cuyo propietario es Daniel Levy, nacido en Essex, en el este de Inglaterra.

El caso Glazer, que pagó 800 millones de euros por el club del norte de Inglaterra, está lleno de paradojas. En su gestión acumuló deudas por 820 millones. Los hinchas del equipo no lo quieren y en las asiduas marchas de protesta llevan pancartas que dicen: "Love United, Hate Glazer" (amo al United, odio a Glazer). Por eso rara vez pisa Manchester. Vive en su país, en Tampa Bay, posee un equipo de fútbol americano y centros comerciales. Nunca vio un partido en Old Trafford. Sus cuentas son un enigma, y hasta algunos medios británicos especulan con que utiliza al club inglés para lavar sus enormes deudas en otras inversiones empresariales.

Su vecino, Manchester City, tiene otro dueño peculiar. Se trata del jeque Mansour Bin Zayed, heredero de la familia real de Abu Dhabi, que llegó al club en 2009 y ya gastó 780.503 millones de dólares, con una pérdida de 198.223 millones en el último ejercicio debido a la compra de futbolistas de elite, entre ellos Carlos Tevez, y a los aumentos salariales. Mansour, al revés de lo que sucede con Glazer, va a la cancha y toma decisiones demagógicas para congraciarse con la gente: una de sus inversiones fue para mejorar la calidad de la cerveza de barril y poner chefs de categoría en el estadio.

Kroenke es el último gran magnate que desembarca con fuerza en la Premier, con un gasto de 827 millones de euros. Es propietario de diferentes clubes en los Estados Unidos, como los Colorado Rapids (Major League Soccer), Denver Nuggets (NBA) o Colorado Avalanche (LNH). En la tabla de posiciones finales, entre el Manchester de Glazer y el Arsenal de Kroenke, tercero, figura el Chelsea de Roman Abramovich, el ruso de imagen pública más conocida. Su fortuna se calcula en 8841 millones de euros, pero no es el líder entre los millonarios de la Premier: ocupa el tercer puesto. Antes está Mansour, con sus 18.488 millones fabricados desde los negocios en su Emiratos Arabes, y el magnate indio de la industria siderúrgica Lakhsmi Mittal, quien con su familia tiene la mayor fortuna del Reino Unido, un poquito por encima de los 20.000 millones de euros. El indio es el dueño de Queens Park Rangers, que ascendió para la próxima Premier, y que desde 2007 tiene entre sus glamorosos accionistas a Bernie Ecclestone y Flavio Briatore. Y más en esta feria donde las libras todo lo pueden: el basquetbolista LeBron James compró una parte minoritaria de las acciones de Liverpool.

Historias de cómo Inglaterra, el país más emparentado con el origen del juego, hoy ve cómo sus raíces se venden a millonarios de otros países. Paradojas del planeta fútbol..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora