Canchallena

Fútbol

Ronaldo, el adiós a un crack

El delantero se despidió de la selección de Brasil en el amistoso de la verdeamarelha ante su par de Rumania; el goleador jugó los últimos quince minutos de la primera etapa, no marcó goles, y después fue ovacionado por jugadores, árbitros y aficionados

 
 
  Foto: EFE
  Foto: EFE
  Foto: Reuters
  Foto: EFE
  Foto: AP
  Foto: AP
  Foto: AP
  Foto: AFP
  Foto: Reuters
  Foto: AFP
  Foto: AFP
  Foto: AP
  Foto: Reuters
 

SAN PABLO.- Hace pocos meses atrás, cuando la temporada recién daba sus primeros pasos, el Corinthians perdió la posibilidad de acceder a la Copa Libertadores. Esto provocó la furia de la hinchada del Timao, que apuntó directamente contra las dos máximas figuras del torneo: Ronaldo y Roberto Carlos. Para descomprimir la tensa realidad que se vivía en la institución, el lateral izquierdo decidió seguir su camino en el fútbol ruso, mientras que el goleador optó por ponerle punto final a una carrera llena de éxitos y que lo depositó entre los más grandes de la historia. Sin embargo, a Ronaldo le faltaba una sola cosa: despedirse de la selección de Brasil, con quien consiguió nada más ni nada menos que dos Mundiales. Por eso, esta noche, en el marco del amistoso que la verdeamarelha debía disputar ante su par de Rumania, en el Pacaembu, el crack ingresó en los últimos quince minutos de la primera etapa para despedirse definitivamente de una camiseta que tantas alegrías le dio durante sus años como profesional.

A diez minutos de irse a los vestuarios, se produjo lo más esperado de la noche. Uno de los árbitros asistentes levantó su cartel con el número 9, mientras Ronaldo aguardaba la salida de Fred en la línea de cal. Instantáneamente una ensordecedora ovación se levantó desde las tribunas. El ídolo de todos los brasileños se volvía a poner la verdeamarelha.

El partido estaba a favor de Brasil, que con gol de Fred se imponía sobre los rumanos por 1-0. Pero quedó claro que el amistoso estaba completamente en un segundo plano. Todos los jugadores brasileños buscaron en cada ataque a Ronaldo, que en apenas diez minutos contó con tres situaciones claras de gol, de las cuales dos fueron interceptadas por el arquero europeo, mientras que la otra se fue muy por arriba del travesaño ante la salida del guardavalla.

Dos minutos después del tiempo cumplido, el argentino Sergio Pezzotta, árbitro del encuentro, dio el pitido final de la primera etapa e inmediatamente los jugadores rumanos se acercaron para saludar al homenajeado. Al mismo tiempo, las dos selecciones lo despidieron a su medida. Al costado de la cancha formaron un pasillo por donde Ronaldo dio sus últimos pasos con la camiseta de sus amores.

Con un marco que seguramente jamás olvidará, el ex jugador del Barcelona, Real Madrir, Inter, Milan y Corinthias, entre otros, dio una vuelta olímpica enrollado en la bandera de su país y de la mano de sus dos hijos, mientras los miles de aficionados que se acercaron al Pacarembu se rendían ante su persona con una gran ovación y una lluvia de aplausos.

Luego, Ronaldo se acercó al centro del campo de juego y agradeció semejante muestra de afecto: "Muchas gracias por todo lo que hicieron por mí en mi carrera, por aceptarme como soy, por haber llorado cuando lloré, cuando sonreí ustedes sonrieron. Hasta pronto, pero esta vez fuera de los campos"..

 

Los números de un verdadero fenómeno de este deporte:


  • Ganador de dos Mundiales: 1994 y 2002

  • 62 goles con la selección en 97 partidos

  • 3 veces mejor jugador de la FIFA

  • 2 veces ganador del Balón de Oro

  • 19 títulos nacionales e internacionales
  • canchallena por e-mail.
    Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

    Suscribite ahora