Canchallena

Violencia en el fútbol

San Lorenzo: una barra brava que ganó poder en los últimos años

En el Ciclón, los violentos son el centro de la escena desde hace rato; hace pocas semanas, el presidente se reunió con Sandokán, el jefe de la Buteler

 
 

El repaso de los últimos zarpazos de la barra brava de San Lorenzo se condice con lo ya visto en otros clubes: poder creciente, dirigentes permeables y una alarmante soltura para moverse por cada una de las instalaciones.

Así, la agresión a Jonathan Bottinelli no fue más que una lógica consecuencia. "No tengo relación con los barras", explicó el presidente Carlos Abdo, justo después de haberse reunido con el líder, Sandokán, a principios de este mes. Después afirmó que "este socio" quería formar parte de un proyecto de construcción en el club.

Ya en los tiempos de Rafael Savino el poder del grupo más revoltoso se extendió hasta los límites más filosos. Habitualmente se los vio en las cercanías de los vestuarios, entre hechos bastante llamativos. Por ejemplo, casi nunca se los escuchó cantar en contra de los dirigentes. Otra versión, en los últimos tiempos, le apuntó a la cercanía entre un sector de los hinchas y el arquero Pablo Migliore, curiosamente, surgido en Huracán y confeso hincha de Boca.

  Una tarde de furia en el Nuevo Gasómetro

ENCUESTA

¿Cuál debería ser la actitud de Bottinelli tras ser agredido por la Barra?

VotarVer resultados

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora