Canchallena
 

Lionel Messi, el genio de hoy y para siempre

VIDEOMessi recibió su tercer Balón de Oro (TyC Sports)
 

A pocos pasos del estrado donde Lionel Messi se prodigaba en agradecimientos que le ayudaban a vencer su innata timidez, dos glorias del fútbol le conferían a la gala de la FIFA esa majestuosidad en la que el pasado y el presente se combinan para superar la barrera del tiempo. Uno al lado del otro estaban Ronaldo y Michel Platini. Al brasileño ahora le sobran tantos kilos como en su época de esplendor iba por las canchas con un excedente de potencia y calidad. El francés conserva esa mirada ceñuda y aire funcionarial con las que dictaba clases de fútbol.

La nueva y repetida consagración de Messi obliga a revisar escalafones y comparaciones. Por tercera vez consecutiva fue distinguido con el Balón de Oro de la revista France Football y el FIFA World Player, premios que desde el año pasado están homologados. La mayoría de los futbolistas, directores técnicos y periodistas coincide en ubicar a Messi en lo más alto de la actualidad, mientras se recurre a la historia como vara de medida.

Es cierto que la mezcla de tiempos y premios a veces conduce a arbitriaridades y confusiones cuando se trata de establecer rankings individuales o afirmar que Fulano fue mejor que Mengano. Pelé fue el mejor futbolista de la historia, indica una teoría, discutida hacia adelante, con la aparición de Diego Maradona, y hacia atrás, con el legado de Alfredo Di Stéfano como precursor del fubtolista de toda la cancha. Y desde hace cuatro años, el que rompe todos los moldes es Messi.

A Leo todavía le falta el título mundial con el seleccionado que ya ganaron Pelé (1958, 62 y 70) y Maradona (1986). Paradojas de la historia, Messi tiene trofeos que faltan en las vitrinas de Pelé y Maradona. No porque no los merecieran, sino porque quedaron a contramano. El Balón de Oro France Football , que se concede desde mediados de la década del 50, estuvo vedado para jugadores que no fueran europeos hasta 1995. Y el FIFA World Player fue instaurado recién en 1991, cuando ya era tarde para valorar las gestas de Pelé y Maradona, salvo que se con reconocimientos retroactivos.

Reunión de cracks: Messi, Ronaldo y Platini.   Foto: AFP
Messi le dedicó el premio a sus compañeros de Barcelona y de la selección.
Blatter, Shakira y Pele, en la alfombra roja.    / AP, AFP y Reuters
Ronaldo, que le entregó el premio a Messi, y Zidane, juntos para la foto.    / AP, AFP y Reuters
Farina, el héroe italiano, recibió un reconocimiento de la FIFA.    / AP, AFP y Reuters
Marta, Homare Sawa y Abby Wambach, candidatas a la mejor jugadora del mundo; ganó la japonesa.    / AP, AFP y Reuters
Messi y Homare Sawa, el mejor jugador y la mejor jugadora del 2011.    / AP, AFP y Reuters
Blatter leyó un emotivo discurso y le entregó a Sir Alex Ferguson un reconocimiento por su trayectoria.    / AP, AFP y Reuters
Pep Guardiola, elegido el mejor entrenador del año.    / AP, AFP y Reuters
Neymar se llevó el premio al mejor gol del año.    / AP, AFP y Reuters
El show musical no podía faltar en la ceremonia, que fue breve, pero completa.    / AP, AFP y Reuters
 

Con el Balón de Oro como parámetro, Messi también sorprende por vigencia y precocidad. Al ser elegido por tercera vez consecutiva, igualó el récord que ostenta Platini (de 1983 a 1985). La diferencia está en los momentos de cada uno en que se materializaron esas conquistas. Mientras el rosarino obtuvo el primero a los 22 años y a los 24 se llevó el tercero a su casa, Platini hizo su cosecha entre los 28 y 30 años. Algo similar ocurrió con otro francés, Zinedine Zidane, que reinó entre los 26 y 31 años.

Otros dos jugadores atesoran un triplete de balones de Oro, aunque de manera alternada en el tiempo. Johan Cruyff fue condecorado con el primero en 1971, a los 24 años, y a los 27 recibió el tercero. Marco Van Basten también tuvo su primera esfera dorada a los 24, en 1988, y le entregaron la última a los 28, en 1992.

Analistas, entendidos y cracks de ahora y de antes señalan que Messi tiene todo a favor, tiempo y condiciones, para ganar cuantos premios se proponga. Motivación y compromiso no le faltan a pesar de que el éxito, y más cuando es tan reiterado como en su caso, fomentan el aburguesamiento y la complacencia.

Si es por adelantado, el que se anticipó a Messi es Ronaldo, reconocido tres veces con el FIFA World Player ; los dos primeros, cuando tenía 20 y 21 años. El últmo, en 2002 (a los 26), fue la escenificación de una resurrección. Tras las graves lesiones y operaciones en una rodilla, quemó las redes en Corea y Japón para darle a Brasil el penta campeonato del mundo. Y el se quedó con el récord de goles (15) en la historia de los mundiales.

 
Los jugadores reciben el reconocimiento de la FIFA.  Foto: AFP 

Mientras explora sus límites, la dimensión de Messi se equiparó ayer con la de figuras inolvidables. Acompaña a Platini con el triplete consecutivo. El ciclo evolutivo del francés no fue tan vertiginoso como el de la Pulga. Su toque elegante y visión estratégica para conducir a un equipo tuvo un largo período de 10 de sedimentaciíon en dos clubes (Nancy y Saint Etienne) de escasa figuración en el concierto europeo. Su llegada a Juventus le dio el entorno competitivo para trascender en el primer nivel, con títulos internacionales, como la copa Europeo-Sudamericana que ganó en 1985 contra Argentinos en Japón.

Messi se desempeña en un equipo cuyo estilo y filosofía de juego están fuertemente influidos por Cruyff, que en 1973 trasladó a Barcelona todos los conceptos del fútbol dinámico y ambicioso con que Ajax y el seleccionado de Holanda dibujaron un nuevo y luminoso paisaje en el planeta. Todo lo que Cruyff transmitió en Barcelona desde dentro del campo luego lo refrendó como técnico. Los equipos que integró Cruyff fueron denominados como la "Naranja Mecánica" y se les atribuyó la virtud del "fútbol total" por la intensidad colectiva y la capacidad combinativa de los jugadores para conducir la pelota. De esas partituras se alimenta este Barcelona cuyas melodías tienen a Messi como principal tenor, rodeado por un coro que no suele errar una nota.

Van Basten es el otro con tres balones de Oro. El holandés sirve de epítome del Milan de Arrigo Sacchi, que está entre los 10 mejores conjuntos de la historia, y fue emblema de Holanda en la Eurocopa conquistada en 1988. Un delantero que dominaba todos los registros dentro y fuera del área. Messi se mira en el espejo de todos esos grandes sin enceguecerse, convencido de que cada vez puede verse mejor.

Argentina, con seis
Entre Messi (3), Di Stéfano (2) y Sívori le dieron seis Balones de Oro a la Argentina. Uno más que Brasil y dos menos que Alemania y Holanda.

LOS QUE ALCANZARON EL HATTRICK

Sólo seis jugadores ganaron el Balón de Oro o el premio FIFA World Player en tres oportunidades. El premio de la FIFA se entrega desde 1991 y ambos premios se unificaron en 2010. Entre todos Messi es el que alcanzó el logro siendo más joven (24 años). El holandés Johan Cruyff lo completó a los 27 años (1971, 73 y 74), el francés Michel Platini lo consiguió a los 30 (1983, 84 y 85), el holandés Marco van Basten a los 28 (1988, 89 y 92); el brasileño Ronaldo ganó su tercer premio de la FIFA a los 26 (1996, 97 y 2002; sólo dos Balones de Oro -97 y 02-), y el francés Zinedine Zidane conquistó el tercer trofeo de la FIFA a los 31 (1998, 2000 y 03; pero sólo tiene un Balón de Oro -98-)..

 

El equipo ideal. Como ya es costumbre, en la entrega del Balón de Oro al mejor jugador del 2011, la FIFA presentó al equipo ideal del año. En esta ocasión, los 11 elegidos fueron: Casillas; Dani Alves, Piqué, Sergio Ramos y Vidic; Iniesta, Xabi Alonso y Xavi; Messi, Cristiano Ronaldo y Rooney

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora