Canchallena
 

Oberto se entrena de verde, sueña en celeste y blanco

El Carlos Cerutti vio a Fabricio Oberto entrenarse otra vez de verde. Los hinchas de Atenas habrán suspirado. ¿Cuándo lo vieron por última vez con la ropa oficial del club? En el Luna Park, el 24 de mayo de 1998, campeón en la final ante Boca y con una actuación consagratoria con 37 puntos y 11 rebotes. Pasaron 14 años...

Y cómo si se tratara de un juego de fechas, ¿cuál fue su último partido en una liga? Con Portland, en la NBA, el 2 de noviembre de 2010, en Milwaukee. Apenas estuvo cuatro minutos en la cancha ese día. Luego tuvo una afección cardíaca y se vio obligado a operarse. Se recuperó, pero anunció su retiro del básquebtol.

Con 36 años, sólo una razón podía movilizarlo para volver: la selección. Hizo los estudios necesarios, consiguió el visto bueno de los médicos y se preparó especialmente para jugar el Preolímpico de Mar del Plata hace cuatro meses y, aunque llegó con una lesión, actuó en siete partidos. El resumen: está semirretirado, a poco de cumplir los 37 y con apenas siete partidos en 14 meses? Y en el horizonte cercano, un deseo de participar en Londres 2012, con los requerimientos del entrenador argentino Julio Lamas que amenaza: "Si no juega, no es seleccionable".

De esa realidad a esta otra: hace una semana, la prensa española informó que Real Madrid estaba dispuesto a contratar a Oberto cuando Serge Ibaka tuvo que volver a Oklahoma, en la NBA, y ahora su manager Carlos Prunes dice que Chicago Bulls le ofreció contrato: "Quieren que sea el suplente de Joakim Noah", dijo el agente.

El pivote de Las Varillas rechazó la primera oferta y ve poco probable la segunda. Atenas se desvive por tenerlo en el equipo, pero esa opción también fue puesta en duda: "Tampoco pienso en jugar la Liga Nacional, también veo lejana esa posibilidad", le dijo a Mundo.D.

Tal vez todo esto alcance para darle dimensión a la enorme carrera de Oberto. A un equipo de primera línea de Europa y otro de primer nivel en la NBA les alcanza con repasar sus antecedentes para quererlo a pesar de todos los condicionantes que se mencionaron. Ya no será una estrella de un equipo, tampoco un pivote dominante de 40 minutos, pero hasta en los grandes equipos puede ser una alternativa durante unos cuantos minutos. Los entrenadores saben que cierta sabiduría deportiva tampoco es fácil de encontrar en jugadores más jóvenes. Él responde: "La oferta de la NBA existe, pero lo veo lejano. Por ahora me quiero quedar en Córdoba", dijo poco antes de comenzar la práctica.

Es que detrás de tantas ofertas y opciones está el interés de Oberto, que se encuentra en el final de su carrera, e incluso un poquito más allá. No tiene necesidades económicas ni intenciones de someterse a prolongados viajes en ómnibus por el país para jugar en la Liga. Tal vez más cerca de los playoffs, haga un esfuerzo más. Por ahora, no. Su única meta es ese virus llamado "selección".

¿Será suficiente para lo que pretende Lamas? Difícil saberlo, aunque el entrenador del equipo cordobés es Néstor García, asistente en la selección. La puesta a punto y el seguimiento del estado atlético de Oberto estarán vigilados en el día a día.

¿La selección puede depender de un jugador inactivo? Dicho así, crudamente, la situación es anómala por donde se la mire. Sería inadmisible con cualquier jugador. No con él. Jamás debe perderse de vista la jerarquía de Oberto. La experiencia con la selección en el Preolímpico de Mar del Plata tuvo signos muy positivos. Su presencia en el equipo robusteció la defensa, transmitió seguridad. Ni hablar del valor anímico para la moral grupal. "Fabricio es el mejor pivote del básquetbol argentino, es un jugador por el que tengo predilección y me genera una confianza terrible siempre que está en la cancha jugando para nosotros. Pero si no juega, no es seleccionable", lo azuzó Lamas.

Oberto parece estar en un extremo y Lamas en el otro. Uno tiene que dar; el otro, ceder. Y entre una cosa y la otra, llegar a un punto intermedio de ese camino, en el que los dos se encuentren satisfechos. Y, fundamentalmente, den lo mejor para la selección.

  • 13,7 minutos de promedio por partido jugó oberto con la selección en el preolímpico de mar del plata 2011; anotó 1,8 puntos y tomó 3,4 rebotes.
  • COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS
    El pivote jugó 5 contra 5 en el equipo del Ché García

    Fabricio Oberto llegó como uno más al Carlos Cerutti. Contestó algunas preguntas a los periodistas e hizo la entrada en calor. Después, jugó un cinco contra cinco. Se lo vio muy en forma y bien basquetbolísticamente. Es que por más que no estuvo entrenándose en grupo, nunca descuidó su preparación física individual. Las prácticas las tomará como punto de referencia para no perder contacto con el balón, pero por ahora no jugará oficialmente..

    canchallena por e-mail.
    Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

    Suscribite ahora