Canchallena
 

Una semana, dos títulos, dos historias

 
 

Roger Federer dejó Dubai el pasado fin de semana vencedor y seductor como siempre. De pronto el mundo del tenis reparó en que al fin de cuentas, al suizo, le sigue yendo bastante bien. Que a pesar de quedar a cierta distancia del momento más caliente de los Grand Slams, solamente Novak Djokovic , Rafael Nadal y ocasionalmente Jo-Wilfried Tsonga consiguen superarlo. Federer sigue luciendo competitivo ya con 72 títulos y otras 30 finales . Terminada la competencia, el suizo se fue en avión privado para Nueva York para participar de una exhibición con Andy Roddick en el Madison Square Garden. Atrás quedaba el quinto título conseguido en el ATP de Dubai.

Guido Pella recién pudo dormir algunas horas en la madrugada del lunes luego de ganar por primera vez un título en Challengers. La final en Salinas contra el italiano Paolo Lorenzi terminó pasada la medianoche del domingo y hasta que se entregaron los premios, el bahiense apenas tuvo tiempo para un corto descanso y una salida rápida para el aeropuerto. Debía dejar Ecuador para arribar a Chile y disputar el challenger en Santiago al que llegó gracias a un special exempt al no poder jugar la clasificación chilena. Uno de los beneficios de la semana y que derivó en por lo menos el arribo a cuartos de final.

Roger Federer fue "víctima" de Andy Roddick en una jornada de tenis livano y espectacular en Nueva York. Jugaron como parte de un show que busca una vez por año recrear un clima festivo en torno al tenis que el Madison Square Garden cobijó y disfrutó como sede de los Masters masculinos y femeninos hasta los años noventa. Paradojas del destino circular del tenis: uno de los organizadores es Ivan Lendl quien también asesora a Andy Murray desde finales de 2011 y que fue derrotado por Federer en la final de Dubai.

Guido Pella, mal dormido pero feliz, estaba el lunes sentado en el transporte que lo llevaba al hotel en Santiago luego de viajar varias horas desde Ecuador con conexiones varias. Su triunfo en Salinas fue lo mejor de su carrera ya que venció en todos los partidos a tenistas de ranking superior y con eso embolsó 5.000 dólares como premios. "No te queda mucho de eso. El país del torneo se queda con buena parte por los impuestos, tenes muchos gastos y hay que reinvertir...", dice Pella con un tono en el que se nota que acepta la situación como un contingencia más, sin sentirse afligido.

Roger Federer jugó en Nueva York, hizo fotos promocionales para la ATP y luego voló a para Indian Wells donde siguió cumpliendo con otros compromisos contractuales para Wilson, su patrocinante de raquetas, con chicos que asistieron a la apertura del primer Masters 1000 de la temporada. Ya desde ahora se pone bajo el rigor del torneo donde participan 47 de los 50 mejores del mundo.

Pella como todo jugador de challenger suele superar las 30 semanas de competencia anuales. Hay que poner el lomo todo el tiempo si se quiere facturar. Su interlocutor sobre lo que se decide en las altas cumbres del circuito es Diego Junqueira, que participa en las reuniones de jugadores en los Grand Slam. "Diego es un gran tipo, lo admiro mucho. Suele decirme que los tenistas como Djokovic y Nadal conversan y presionan cuando se habla de achicar el calendario para tener más descanso, pero que no hablan tanto cuando se busca una mejor distribución del dinero del tenis...".

Una misma semana, dos historias diferentes de un mismo deporte. Las cuentas de cada uno y los resultados pueden marcar otra realidad, pero Roger Federer y Guido Pella aman lo que hacen y por eso lo hacen. Uno descansando en jet privado en conexión Dubai-Nueva York y el otro recorriendo los aeropuertos de Sudamérica para que la semana se extienda lo máximo posible..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora