Canchallena

Torneo Clausura

En el vestuario, Teo sacó un arma de aire comprimido e intervino la policía

Tras la derrota ante Independiente, explotó el vestuario de Racing; Gutiérrez se tomó a golpes con Saja y Gio terminó lastimado; mirá al colombiano dejando el estadio en taxi.

Por Diego Morini | canchallena.com

 
Gutiérrez y una expulsión infantil.  Foto: DyN 

Era sólo cuestión de tiempo. Semejante locura no debe sorprender a nadie. Todo lo que sucedió fue la consecuencia de un caldo espeso que se estuvo cocinando dentro del vestuario de Racing y que estaba hirviendo desde hace meses. El clásico contra Independiente, la derrota, la goleada, fue la excusa. El personaje que desató la ira fue el de siempre: Teófilo Gutiérrez. Otra irresponsable expulsión del colombiano, la segunda en el torneo, la cuarta en los 41 juegos que tiene en el club, desató el fastidio de sus compañeros. Y lo que sucedió dentro del vestuario fue un escándalo tan imaginable como vergonzante: Sebastián Saja y Teo a las trompadas y el colombiano amenazando a sus compañeros con un arma. Sí, todo eso sucedió después del clásico.

Comenzó la locura cuando Sergio Pezzotta terminó el clásico. Allí Saja salió disparado hacia el camarín de la Academia, donde ya estaba Teo, que había visto la tarjeta roja a los 23 minutos del segundo tiempo. Cuando el arquero llegó, comenzaron los insultos con el delantero colombiano por haberse hecho expulsar de manera burda (le dijo carón al árbitro -en Barranquilla significa sinvergüenza- y Pezzotta entendió que le dijo cagón) .

Las cosas se pusieron aún más caliente y comenzaron los golpes entre Saja y Teófilo Gutiérrez. Entre tanto descontrol, Giovanni Moreno intentó separarlos y uno de los golpes de Saja terminó por darle en el ojo a Gio, que quedó con un pómulo cortado. El enojo con Teo creció y el colombiano se dirigió hacia su bolso y sacó un arma para intimidar a sus compañeros. Una escena dantesca y escandalosa que hasta mereció la intervención de la policía. Sí, la policía dentro del vestuario de Racing para terminar con tanta locura y para constatar que el arma que tenía Gutiérrez era de aire comprimido [según los especialistas, si se dispara desde poca distancia puede causar heridas importantes].

Fuera del vestuario también el enojo con el colombiano se cristalizó en Luis Audicio, alias El Pampa , que colabora con la comisión directiva. Audicio irrumpió en el lugar al grito de "dónde está Teo, dónde está Teo" , e intentó ingresar al vestuario con evidentes intenciones de pelear con el delantero. No pudo conseguirlo, porque fue sacado por los policías que custodiaban el ingreso.

Lejos de calmarse, se potenció el fastidio de todos los jugadores con Teófilo Gutiérrez y se determinó que no lo querían en el ómnibus que trasladó al plantel hasta la concentración. Por eso se fue del estadio en un taxi, acompañado por el gerente del fútbol del club, Miguel Rosello. Así terminó esta triste historia y comenzó una serie de versiones acerca del futuro del delantero.

En principio, los dirigentes de la Academia esperarán hasta saber qué hará Gutiérrez. Según se supo, el representante del futbolista, Efraín Pachón, habría dicho que el delantero no romperá su contrato con la Academia, lo que hace suponer que los dirigentes de Racing deberán tomar una determinación. Algunos trascendidos indican que le rescindirán el contrato al atacante.

 Así están las posiciones del torneo Clausura. Entrá a todas las estadísticas.

El cansancio del presidente de la Academia, Gastón Cogorno, y el de sus compañeros de la comisión directiva con Teo Gutiérrez tiene varios antecedentes. Comenzó la historia con una pelea a los golpes, en plena práctica, con el arquero Mauro Dobler. Dentro del vestuario tuvo varias actitudes arrogantes que generaron mucho malestar. Las cosas se volvieron más calientes cuando el DT era Diego Simeone, y Teo adujo estar enfermo y no viajó a San Juan, para jugar con San Martín. A los pocos días, jugó ante Boca y nuevamente terminó expulsado por pelear con el árbitro. Unas semanas más tarde, tras un juego de eliminatorias ante la Argentina, en Colombia, regresó al país más tarde y argumentó que tenía problemas con la documentación de sus hijos. Ya este año, se negó a viajar a Mar del Plata para el clásico con los Rojos, porque le debían parte del dinero de la prima, y fue expulsado ante Banfield, en la 3a fecha, episodio que rompió el idilio con la gente.

Un escándalo que Racing no se merecía. Pero para Teófilo Gutiérrez eso es lo de menos; ya demostró que no le importan esas cuestiones. Sólo piensa en él, dentro y fuera de la cancha..

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora