Canchallena

Fútbol Internacional

Galeano: "Messi me hace soñar y amar"

El prestigioso escritor uruguayo elogió a la Pulga con su estilo; "Siempre se dice que Maradona llevaba la pelota atada, pero Lionel la tiene adentro del pie, y eso científicamente es inexplicable; Es un fenómeno inentendible", describió

 
 
 
Galeano, un fan más de Messi.  Foto: La Garganta Poderosa

El prestigioso escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de "Fútbol a sol y sombra", entre tantos otros textos, se refirió a Lionel Messi con una teoría propia de su literatura: "Él es el único jugador que me hace soñar y amar. Yo soy autor de una teoría sobre él, aunque no tiene base científica. Creo que Messi es como un caso único en la historia de la humanidad, porque es alguien capaz de tener una pelota adentro del pie. Siempre se dice que Maradona la llevaba atada, pero Messi la tiene adentro del pie, y eso científicamente es inexplicable, pero vos ves que lo persiguen 7, 11, 22 rivales para sacarle la pelota y no hay manera de sacársela. ¿Por qué? Porque la buscan afuera del pie, y está adentro. Ahora ¿cómo puede caber una pelota adentro del pie? Es un fenómeno inentendible, pero es la verdad, él lleva la pelota adentro, no afuera".

En una larga entrevista otorgada a La Garganta Poderosa , la revista de cultura villera escrita, fotografiada, dirigida y financiada por vecinos de distintos barrios marginados de la Argentina, Galeano se explayó acerca de su amor por el fútbol: "El fútbol sigue siendo la pasión popular más importante del mundo; les guste o no les guste a quienes siguen todavía aferrados a los viejos prejuicios de izquierda y derecha, que han tenido y compartido sobre el fútbol. Para la derecha, el fútbol era la prueba de que los pobres piensan con los pies; y para la izquierda, el fútbol tenía la culpa de que el pueblo no pensara. Esa carga de prejuicio, hizo que se descalificara una pasión popular, porque siempre había algún intelectual que se alzaba para decir: 'Eso no está bien', como si hubiera gente señalada por el dedo de Dios, para decir cuáles son las alegrías permitidas y cuáles no. Lamentablemente eso también pasa en la izquierda, o en una izquierda que todavía no se ha enterado que Stalin murió; esta idea de que el partido o algún intelectual tienen el derecho de decidir cuál alegría es legítima y cuál no. Entonces, el fútbol era una alegría ilegítima, porque desviaba al pueblo de sus destinos revolucionarios. Una estupidez total, y los hechos demostraron que no tenía nada que ver con nada. Yo sigo siendo un apasionado del fútbol y a mucha honra".

En el íntimo encuentro realizado en Uruguay, el escritor de "Las venas abiertas de América Latina" profundizó sobre su pasión por la pelota: "Yo no juego, porque juego muy mal; soy bochornosamente un pata de palo, completo pata de palo, o sea, fui el mejor jugador de mi país y del mundo, pero sólo en sueños, mientras dormía. Al despertar, la cruda realidad me decía que yo no podía llegar ni a la esquina, que por ese camino, no iba a llegar muy lejos".

 Galeano sobre Fontanarrosa
Con él, compartíamos varias locuras; y el fútbol era una de esas. Me dolió muchísimo la muerte del Negro, que además sufrió una muerte muy injusta, porque se fue desintegrando, viste. Primero perdió un brazo, después el otro, luego una pierna, una cosa de una crueldad. Un hombre tan bueno como él, no merecía eso, pobrecito. Pero bueno, así fue nomás. Me acuerdo que una vez hicimos juntos una experiencia que íbamos a repetir, hasta que después se agravó la peste de mierda que acabó con él, y ya no pudimos, pero estaba contentísimo con la idea. Creo que fue la última alegría que tuvo y no se pudo repetir. Hicimos una presentación los dos juntos, en un teatro grande de Rosario, sin guión: dos sillas, él en una, yo en otra; como si estuviéramos charlando en la calle, en un café, sin saber para dónde íbamos ni nada. Yo leí unos textos cortos de los que a mí me gustan escribir, para que la pelota se pusiera en movimiento. Y fue una charla que duró una hora, con un éxito enorme. A la gente le encantó, porque era libre. Se hablaba de cualquier cosa, lo que se nos cantara. Habíamos quedado que al terminar de leer lo mirara, que me iba a decir algo. Terminé de leer, lo miré y me dijo: "Yo te admiro muchísimo, Eduardo, te admiro enormemente, no te imaginás cuánto te admiro. Leés sin lentes". Una carcajada explotó al unísono, la gente se rió como media hora seguida, y yo le hice una guiñada al Negro como diciéndole: 'Ya está, ningún peligro, esto termina bárbaro', porque lo que bien empieza bien termina. Y así fue.

La Garganta es una cooperativa de trabajo de La Poderosa , una fuerza social de militantes anónimos y voluntarios, complementaria a las propuestas partidarias populares, que se construye desde las villas, buscando transformar la realidad a través de la organización y la unión vecinal con asambleas barriales, trabajo colectivo, actividades de educación popular y generación de cooperativas de trabajo, para actuar sobre las problemáticas de los barrios y caminar hacia una sociedad justa e igualitaria.

El encuentro con Eduardo Galeano se publica en el decimoctavo número de La Garganta Poderosa que ya está en las calles, y que llega a todos los kioscos del país..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora