Canchallena

Torneo Inicial

Lammens:  "Nos gustaría inaugurar el nuevo estadio en 2016"

El presidente de San Lorenzo proyecta la mudanza y convoca a los hinchas

 
Lammens, en la sesión en la Legislatura.  Foto: Telam 

Con el primer paso confirmado, la aprobación por parte de la Legislatura porteña de la ley por la que se intima a Carrefour, actual dueño del inmueble de Boedo, a negociar la venta del mismo a San Lorenzo, Matías Lammens, presidente de la entidad azulgrana, se entusiasmó con el proyecto de hacer allí el nuevo estadio: "Nos gustaría inaugurar el nuevo estadio de avenida La Plata en 2016", dijo ayer. Enseguida pidió cautela y tranquilidad, pero convencido de los pasos a seguir.

En diálogo con el canal TN, Lammens agregó: "Es un momento muy importante. Ahora tenemos seis meses para negociar con Carrefour", en relación con los términos que cuenta la institución para acordar con la empresa, ver de qué forma recuperará los terrenos y cómo se reubicarán los empleados del hipermercado. Los tiempos juegan a favor de San Lorenzo, ya que la ley dice que si en el lapso de seis meses no se llegara a un acuerdo, el predio será expropiado para poder restituirlo a la institución azulgrana.

El Banco Ciudad tasó el resarcimiento en 94 millones de pesos, pero la cifra final la establecerá el Banco Nación. Ese dinero será juntado por los hinchas de San Lorenzo a través de un fideicomiso que administra el Banco Ciudad y con el que están cerca de cubrir el cincuenta por ciento del costo. El fideicomiso tiene una duración de tres años, pero desde la Subcomisión del hincha, impulsora del proyecto y encabezada por Adolfo Res, estiman que para abril de 2013 se llegará a cubrir la totalidad.

En este sentido, ayer Lammens volvió a convocar a los simpatizantes del Ciclón para que colaboren con el club comprando en forma simbólica metros cuadrados y así recaudar fondos que serán destinados al fideicomiso del Banco Ciudad, como una forma de dar un paso más al sueño de volver a Boedo.

La otra campana

No todos sienten como algo positivo la sanción de la ley. Los vecinos del barrio de Boedo se oponen, como los trabajadores de Carrefour, que no saben si podrán mantener sus trabajos. Javier Miglino, titular de la ONG Defendamos Buenos Aires, criticó la ley: "Es una insania total, abre las puertas del infierno . Los trabajadores de Carrefour no quieren la expropiación. ¿En dónde van a ubicarlos? ¿Dónde van a trabajar? No van a poder mantener a todos en estas sucursales. Esta ley es de un nivel de irresponsabilidad y locura... Además, los vecinos de Boedo no quieren un partido cada quince días y todo lo que eso conlleva", explicó en FM Identidad. ß.

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora