Canchallena

River busca DT

El Pelado en River, un año y medio sin final feliz

El ciclo de Almeyda como técnico millonario, desde el primer partido del Nacional B, pasó por altibajos; quedó expuesto con las salidas de Cavenaghi y Domínguez

Llegó a un Monumental que todavía lloraba el descenso, quedaban las marcas de la dolorosa promoción perdida ante Belgrano y Matías Almeyda decidió seguir adelante. Aceptó la propuesta que Passarella le había hecho cuando todavía se jugaba el Clausura: la de ser el técnico de River en Primera, aunque le tocó serlo en el peor momento de la historia.

Allí comenzó un camino sinuoso, con un proyecto que nunca pudo llevar a cabo, lleno de alegrías y tristezas para un técnico que nunca pudo encontrar el equipo, que en 60 partidos en River jamás supo darle su identidad a un plantel que lo apoyó en todo momento. Desde aquel partido contra Chacarita, bajo la lluvia y con el gol de Juan Manuel Díaz, hasta el empate en Avellaneda ante Independiente, a Almeyda le pasó de todo.

River transitó casi todo el Nacional B con Cavenaghi y Domínguez como bandera. Rompió el mercado con la llegada de Trezeguet y sus goles, más el salto de calidad que le dio Leonardo Ponzio en la mitad de cancha.

Una vez consumado el ascenso, tras ese trastabillar en el final (aquella derrota contra Patronato y el agónico festejo en la última fecha contra Almirante Brown ) los problemas siguieron. El técnico decidió por "querer un equipo rápido" que Cavenaghi y Domínguez dejarían el equipo. Lo anunció primero a la prensa, luego a los jugadores, que descargaron toda su bronca primero contra Passarella y luego contra el Pelado.

Armó su plantel en torno a Trezeguet, quien por lesión se perdió varios partido del Torneo Inicial. Allí, River nunca encontró el camino, que no supo defender los resultados y comenzaron los rumores. En varias oportunidades, dirigentes del oficialismo, como el vice Omar Solassi, salieron a respaldar a Almeyda, incluso el Káiser lo dijo: "Merece oportunidades, se las ganó", dijo tras la derrota con Vélez, en Liniers.

Ese crédito llegó a su fin, y como todas las decisiones en River este último tiempo, se dio en una confusa situación. Ayer el Káiser sorprendió al mismo Almeyda con el llamado y su ciclo se terminó. Un año y medio y 60 partidos..

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora