Canchallena
 

El grito de los hinchas dejó en jaque a Falcioni

 
 



¿Quién dijo que Boca, ante Godoy Cruz, no jugaba por nada? Es cierto que ya estaba clasificado para la Copa Libertadores, que pensaba en una tarde festiva por el regreso de Martín Palermo y la despedida de Rolando Schiavi , pero los acontecimientos de la semana (el acuerdo entre Falcioni y Angelici para que el DT siga un año más y las críticas de Riquelme hacia ambos) hicieron que el escenario quedara alerta, expectante. La Bombonera estuvo en ebullición al punto tal que La 12, que se ubica en la segunda bandeja de la tribuna que da a Casa Amarilla, terminó enfrentándose con el resto del estadio. ¿El motivo? Fueron los únicos que no cantaron por Román ni cuestionaron al entrenador, algo que sí manifestó el resto de los 30.000 hinchas.

Falcioni, que se sentía ganador tras la reunión finalizada en la madrugada del jueves con Angelici en un restaurante de Puerto Madero, vio su campo minado por las frases de Román (justo el día después) y los gritos de los simpatizantes de ayer que, pese a que Boca le ganó 2-1 a Godoy Cruz, terminó insultando a Falcioni y silbando a Angelici, a quien le pidieron por el regreso del 10 y de Carlos Bianchi como DT.

El acuerdo por una temporada más estaba, por más que debían terminar de cerrar los números del nuevo contrato, pero Falcioni le había dicho a Angelici que tenía ganas de tomarse revancha en la Copa Libertadores. Hasta estaban de acuerdo en los puestos a reforzar. Ahora, luego de los cantos hirientes, es el mismo entrenador quien sabe que quedó contra las cuerdas y que difícilmente pueda comenzar un nuevo ciclo en 2013 cuando, ante el menor traspié, la gente volverá a escucharse con más furia todavía. Por eso ayer, cuando le preguntaron por su continuidad, se fue con un "chau, buen año". En breve se reunirá con Angelici para seguir charlando, pero ahora son varios los puntos que suma en contra para la continuidad. No fue la primera opción de los dirigentes y, encima, el DT piensa que hizo una buena campaña e igual los hinchas lo insultan.

¿Qué pasó ayer? Mientras en la pantalla gigante del estadio Schiavi y todo el plantel veían un video preparado especialmente por su familia, que buscó las declaraciones de ex compañeros y seres queridos, apareció un mensaje del Virrey. Allí, la Bombonera se levantó al grito de "Vení, vení, cantá conmigo, que un amigo vas a encontrar... que de la mano, de Carlos Bianchi, todos la vuelta vamos a dar" . Y acto seguido, surgió un pedido para el propio Angelici, que escuchaba con atención en el círculo central, donde le entregó la plaqueta al zaguero: "Traelo a Bianchi, la p... que te p..." Nuevamente, cantó todo el estadio menos La 12.

La 12 vs. el resto de los hinchas

No es la primera vez que los simpatizantes genuinos se enfrentan con los hinchas caracterizados, ubicados en la segunda bandeja de la tribuna que da a Casa Amarilla. Ayer, tuvieron un cruce muy marcado de comienzo a fin. Por ejemplo, antes del arranque del partido, cuando un grupo de plateístas cantó "Riqueeeeelme, Riqueeeelme", La 12 contrarrestó con el: "Quiero la Libertadores, y una gallina matar" . De esta forma terminaron tapando, por un rato, los pedidos por Román.

Durante un primer tiempo en el que el juego xeneize fue deslucido, aburrido e inconexo, y tuvo como única arma de ataque los pelotazos, La 12 cantaba por Boca, pero el resto del público estaba en silencio. Incrédulo de que el equipo apenas una sola vez durante los primeros 45 minutos pudiera dar tres pases seguidos (como reclamaba Riquelme). Fue a los 21, cuando en la misma jugada tuvieron contacto con la pelota Erviti, Clemente, otra vez Erviti y Acosta.

Los hinchas esperaron y, una vez finalizado el primer período, ya no hubo nadie que pudiera esconder el descontento. Todo el estadio (menos La 12) despidieron a Falcioni con silbidos y el grito de "Riqueeeelme, Riqueeeeeelme" y, acto seguido, cuando el entrenador se acercó al túnel para irse al vestuario, se escuchó un insulto ensordecedor: "Falcioni, h... de p...". Allí intervino La 12: "Gritá por Boca, la p... que te p..." . La platea respondió con: "Angelici botón, Angelici botón...".

Cada decisión era cuestionada y aprovechada por la gente para manifestar su enojo. Fue muy marcado cuando, a los 28 minutos del segundo tiempo, la hinchada ovacionó a Erbes (volante saliente y una de las figuras) y silbó a Somoza, más para darle otro mensaje al técnico que por cuestionar su ingreso.

Falcioni estuvo todo el tiempo sentado en el banco de los suplentes. No dio indicaciones. No gritó los goles. Apenas se paró sobre el final, tras el cabezazo de Blandi. La victoria, a los 48 minutos, 50 segundos no cambió la ecuación para los hinchas. Se fue por la puerta de atrás del vestuario y partió solo en su auto. Omar Píccoli, su mano derecha, se permitió hacer una broma. Salió en un momento del vestuario, antes de que hablara Schiavi, y le pidió una lapicera a un periodista: "Firmamos el contrato y te la devuelvo".

El afecto entre Angelici y Falcioni no se modificó. Lo que cambió es el escenario. El DT, que siempre defendió sus resultados, se fue envuelto en dudas y con ganas de dar un paso al costado. Vaya paradoja. Si bien hace tiempo que no habla, nunca pensó que el día en que más insultos podía llegar a recibir iba a ser luego de un triunfo de Boca..

Aparecen en
esta nota  
Organizaciones: Boca Juniors.

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora