Canchallena

Federer en Argentina

Hasta la próxima, Roger

Por Sebastián Torok | canchallena.com

Por qué lo bueno dura un suspiro. Por qué las alegrías son efímeras. Tanto esperar al Gran Roger (años, décadas, que parecieron siglos) y así, de pronto, se esfumó, desapareció, se fue, para seguir con la serie de exhibiciones idolatradas. La leyenda, a su paso, dejó su estela singular, un cúmulo de enseñanzas, el ejemplo de cómo el hombre (al fin de cuentas, sólo es un sujeto afortunado) siendo lo que es, tiene esa disposición y ese trato para con todos. Calidez con la gente, entendimiento con los periodistas y experto para los organizadores. Roger Federer, horas después de los encuentros con Juan Martín del Potro, de sus compromisos publicitarios y de su sonrisa infinita, deja un mensaje desde lo profesional y desde lo humano . Así se construye la carrera del más grande de todos los tiempos del tenis. Los ídolos locales seguro habrán aprendido del suizo.

Siempre hay esperanza. Un lugar, aunque sea perdido en el espacio. ¿Un ejemplo? Le dijo al empresario Guillermo Marín, el que organizó la visita, de su intención de volver en un par de años a nuestro país. Un hombre común, aunque sea una súper estrella. Batata Clerc, que sirvió como enlace en las primeras negociaciones por su llegada con el manager Tony Godsick (el marido de Mary Joe Fernández), contó algunos secretos de tamaña grandeza. Federer trajo un solo custodio, que vino para supervisar su seguridad. Ese experto, que se desempeñó para ex presidentes como Bush y Clinton, le admitió que nunca vio una expectativa y un movimiento igual con alguna figura a la que le haya tocado acompañar. En ninguna parte del mundo. La pasión, detrás de la raqueta más famosa, que voló con su drive sin igual con la sencillez de un empleado bancario por el centro de la ciudad.

"Fue el mejor viaje de mi vida", advirtió el suizo al ingresar en el estadio, previamente al segundo y último partido frente al tandilense. Más tarde, lo ratificó en twitter . No fue una declaración de compromiso. Dicen, cuentan, que Federer se llevó algo que no había vivido nunca: una genuina emoción. Federer contaba que como fanático del balompié siempre le habría gustado salir a una cancha de fútbol y recibir una ovación. Y eso lo vivió en el estadio en Tigre, lo sintió como una cálida recepción de un escenario futbolero . Más imágenes de la pequeña gran revolución helvética: luego del último partido se quedó firmando como 50 pelotas, con toda calma, incluso después de un día larguísimo y cansador. Siempre con simpatía y buena voluntad. Y hasta los especialistas de tenis comentaron que no recuerdan una ovación aquí como la que recibió Federer en Tigre. Lo que ratifica una vieja sentencia: el Gran Roger es local en todo el mundo. Hasta supera a ídolos locales. Ponga el caso que usted prefiera: a él lo quieren tanto o más.

Recibió muchísimos regalos, de lo más variado. Libros, camisetas, de todo. En broma le preguntaban cómo haría para llevarse todo, por el sobrepeso. Contó que no tendría problemas: llegó y se fue en un avión privado.

Todos quedaron conmovidos. Hasta su amigo Delpo . Esto escribió en @delpotrojuan: "Gracias Roger por visitar Argentina. Fue un orgullo enorme acompañarte estos días. Espero que lo hayan disfrutado todos!!!" La locura excede la calle, se nutre en las cátedras: hoy, a las 10, en Ciudad Universitaria, habrá una muestra de física y tenis, con una llamativa sugerencia, ¿qué tienen en común estos dos genios? En una imagen está Roger. En la otra, Einstein...

Se sobrepone a todo. Aun al colapso de una grada del estadio. Y dejó mil anécdotas. Una que se conoció: llegó desde Dubai sin raquetero. En Brasil no le solucionaron el problema y aquí tampoco, por las trabas a las importaciones. Gregorio De la Torre, el mexicano director de Wilson para América latina, lo solucionó: le dijo que su hija Sofía tenía uno y que se lo prestaba. El suizo se lo devolverá en Bogotá, autografiado. El más grande, en todo tipo de actitudes.

Sigue la fiebre, ahora, en la tierra del café

Después de las presentaciones en San Pablo y en Tigre, Roger Federer llegó ayer, por la tarde, a Colombia, para continuar con las exhibiciones. El número dos mundial estará acompañado por su padre, Robert; por su representante, Tony Godsick; su fisioterapeuta y un camarógrafo que ha grabado toda la gira por América del Sur. Como en nuestro país, Roger hará de todo: cenas de gala, clínicas con chicos, fútbol-tenis con Faryd Mondragón, entre otros asuntos comerciales. El plato estelar será el encuentro frente al francés Jo-Wilfried Tsonga, previsto para hoy..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora