Canchallena

Automovilismo

El comienzo entregó el primer contraste: buggies vs. Hummer

El flamante vehículo de Carlos Sainz venció en la etapa más corta, mientras que Robby Gordon sufrió con su imponente camioneta; el mendocino Lucio Alvarez fue segundo; festejos peruano y chileno.

Por Roberto Berasategui | canchallena.com

 
Auto nuevo, piloto experto: el nuevo buggy del veterano Carlos Sainz está en la punta.  Foto: EFE 

PISCO, Perú.- "Es una jornada para el recuerdo, para el corazón", resumió Nasser Al-Attiyah al arribar al campamento de Pisco, donde el Dakar 2013 comienza a tomar identidad y se sumerge en su propio hábitat natural, el del desierto, la arena, el impiadoso sol y las vivencias de un estilo que se emparenta sólo con esta competencia que siempre alimenta ese magnetismo y el aura que supo construir alrededor.

Es cierto lo que dice el qatarí. La ceremonia de largada siempre es emotiva. Allí conviven los sacrificios para llegar al Dakar con el júbilo popular que premia ese esfuerzo en aras del objetivo deportivo.

En el caso del príncipe hay un estímulo mayor. A último momento, tras conseguir una medalla de bronce en tiro en los Juegos Olímpicos de Londres, armó una estructura con buggies. Tracción simple, estéticamente poco atractivos. "Auto lindo es el que gana", se suele decir. Y hasta provocó una burla del showman del Dakar, el estadounidense Robby Gordon, que se enemistó con Al-Attiyah el año pasado y ahora, desde su poderoso Hummer, dijo: "Se nota que lo diseñó Nasser: es un auto muy feo".

Como en las fábulas, el fuerte fue vencido por el más débil. En la primera etapa, la más corta del Dakar 2013, el buggy fue el triunfador. Y el debut exitoso llegó de la mano del experimentado Carlos Sainz. El español se impuso, aunque mantuvo la calma al saber, mejor que nadie, que este resultado parcial puede terminar siendo insignificante al final del recorrido por Perú, la Argentina y Chile.

"A nosotros nos sirve hacer kilómetros para conocer cada vez más el vehículo y desarrollar todo lo que se pueda en plena competencia", comentó Sainz. En tanto, quien criticó al por ahora exitoso buggy sufrió un inconveniente que ya lo condicionará para el resto del Dakar. La Hummer quedó "colgada" en una duna, con una rotura de la transmisión, y detenida durante 10 minutos. ¿Por qué si perdió 10 minutos en la etapa está a más de media hora del líder en la clasificación general? Porque en la etapa inaugural, por ser tan corta, los registros de los autos y de los camiones se multiplican por tres, mientras que los de las motos y los cuatriciclos lo hacen por cinco.

El argentino Lucio Álvarez empezó de la mejor manera la prueba. Se ubicó segundo con la Toyota, en una muy buena actuación: "Estoy muy contento, porque más allá del resultado me siento muy bien y la camioneta está muy confiable", comentó. Y cada país organizador tuvo su gran resultado. Así como la Argentina destacó el segundo puesto del mendocino, Perú celebró, más allá de la fiesta matinal en Chorrillos (ver aparte), la victoria de Ignacio Flores, el primer peruano en ganar una etapa en cuatriciclos. "Yo estaba feliz por el rendimiento, y este logro será imborrable para mí. No hay que marearse y sí pensar en lo que viene", indicó. En tanto, en motos, el gran representante chileno, Francisco Chaleco López, se adjudicó el tramo. "Es fundamental un buen comienzo. Siempre aporta confianza", subrayó.

Marcos Patronelli fue tercero en cuatricilos y Javier Pizzolito, octavo en motos. El piloto de Pinamar se refirió a la clave de esta etapa: "Salí a marcar tiempos, como se planteó el equipo. No me exigí, pero tampoco me tiré muy atrás, así mañana no tengo tantas huellas en el camino".

El Dakar está en marcha. Hoy, con la segunda etapa, el rulo Pisco-Pisco, ya marcará tendencia con miras al resto de la prueba. Mientras tanto, nada quita la sonrisa a Carlos Sainz por su logro, y a Nasser, por su proyecto..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora