Canchallena

Más Deportes

El inédito duelo entre hermanos que paraliza al Super Bowl

Por primera vez en la historia, dos cosanguíneos se enfrentarán como entrenadores en la final del deporte más popular de los Estados Unidos; la explosión mediática superó los límites.

Por Marion Reimers | Para canchallena.com

 
 
 
Foto: Archivo 

La gran final del futbol americano, el partido conocido como Super Bowl, siempre está marcado por un sinnúmero de historias extraordinarias. Cada año hay una más que se suma a la lista y parece cada vez más difícil salirse del común.

Como la de 1967, la primera vez que se disputó un partido final entre la Conferencia Americana y la Nacional y que dio inicio al Supertazón. Max McGee completaba una discreta campaña con los Green Bay Packers. La noche antes del gran partido con Kansas, estando seguro de que iría al banco de suplentes, McGee se escapó de la concetración y bebió más de lo que su cuerpo pudo soportar. Al día siguiente, el receptor titular Boyd Dowler salió lesionado y McGee tuvo que jugar con una tremenda resaca. McGee marcó el primer touchdown en la historia de este partido con una increíble recepción a una sola mano, registró 7 recepciones para 138 yardas y dos anotaciones. Así Green Bay ganaba el primer Super Bowl con marcador de 35-10.

Un recuerdo de 1967


El próximo domingo 3 de febrero tendrá un dato más para quienes gustan de anécdotas. John y Jim Harbaugh serán los primeros hermanos que se enfrenten en la gran final. Ambos llevaron a sus equipos a las finales de sus respectivas conferencias y, desde ese momento, el juego de palabras "Harbowl" y "Superbaugh" no ha dejado de sonar en cualquier charla relacionada con este partido.

Foto: Archivo 

En este deporte, en el que todo se documenta, analiza y procesa al más puro estilo estadounidense, ya habían existido varias historias de hermanos que llegan al gran partido. 18, para ser precisos. Están, por ejemplo, los hermanos Manning, Eli y Peyton, que para orgullo de su padre Archie (también hombre de NFL) portan cada uno su anillo de Super Bowl. Sin embargo, nunca habían estado frente a frente, mucho menos como entrenadores.

Jack Harbaugh, quien también fue entrenador de futbol americano, tiene una postura más complicada que la de Archie. Sus dos hijos llevaron a equipos que, a su vez tampoco nunca se han enfrentado en estas instancias, al partido más visto en la unión americana. El parecido físico y la fonética de sus nombres confunden fácilmente. Podría parecer que da lo mismo quién gane. Al menos eso es lo que los hermanos buscan transmitir a la prensa que, desde que los 49ers y Ravens ganaron sus partidos, fiel a su costumbre, comenzó a presionar con preguntas que no gustan a los protagonistas.

Un duelo que da qué hablar

Tanto Jack como Jim han afirmado que prefieren que la atención esté puesta en el partido y en los jugadores. "Me gusta mucho leer sobre historia, creo que es genial", dijo John Harbaugh el lunes. "¿Pero en verdad van a escribir sobre esto? No es como si fuéramos Churchill y Roosevelt o algo así. Es interesante, pero hasta ahí." Para los hermanos, cada minuto que se habla sobre ellos es uno que no se habla sobre los jugadores.

Foto: Archivo 

Jim, quien lidera al equipo que debe su nombre a la fiebre del oro de 1849, se refirió al tema de la misma manera que su consanguíneo. "Bueno, creo que es una bendición y una maldición. Una bendición porque es el equipo de mi hermano. Y también, en lo personal, yo jugué con los Ravens. La maldición es la atención sobre los hermanos que se enfrentan en el Super Bowl y lo que le quita a los jugadores que están en el partido."

El domingo 3 de febrero será la séptima ocasión en que el Superdome de Nueva Orleans albergue un Super Bowl. Será la sexta vez en que los 49ers de San Francisco jueguen el partido más importante del año; en las cinco ocasiones anteriores resultaron ganadores, la última fue en 1994. Será la segunda vez en que los Ravens, cuyo nombre es un homenaje al poeta Edgar Allan Poe, disputen el partido decisivo, el primero lo jugaron y ganaron en 2000.

También será la primera vez que se enfrenten estos dos equipos en el duelo por el trofeo Vince Lombardi y será la primera vez que Beyoncé se encargue del espectáculo de entretiempo. Ese domingo también significará la despedida del mítico defensor del equipo de Baltimore, Ray Lewis, una de las figuras más emblemáticas de este deporte.

La publicidad de Beyoncé

Será la vuelta del ex equipo de la leyenda, Joe Montana, ahora con el novato Colin Kaepernick en los controles.

Sin embargo, los ojos están puestos en los hermanos que se enfrentan, en esta adaptación deportiva moderna de Caín y Abel que los mismos Harbaugh no quieren comprar ni compartir.

Lo cierto es que Jim y John hablan muy seguido por teléfono. Incluso se pidieron consejo antes de sus respectivos duelos divisionales y finales de conferencia. Esta semana, solamente se han mandado mensajes de texto.

Lo mejor de la temporada

.

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora