Canchallena

Torneo Final

Sin solidez: el deterioro de la defensa de Boca en menos de un año

Los xeneizes pasaron de una temporada con récord de vallas invictas, a sufrir constantemente; de Roncaglia, Schiavi, Insaurralde y Clemente, a Cellay, Caruzzo, Burdisso y Clemente se percibe un mundo de diferencias

 
Cellay, Caruzzo y Burdisso, en problemas.  Foto: AFP 

Carlos Bianchi fue claro anoche , tras la derrota ante Toluca en el debut de la Copa Libertadores . Al Virrey le preocupa un todo, pero especialmente los problemas defensivos de sus dirigidos. "Para que un equipo sea sólido no debe recibir goles", dijo el DT anoche en la conferencia de prensa . Y está claro que a Boca le falta solidez, luego de recibir en dos partidos cuatro tantos en contra y con la salvedad de que Agustín Orion atajó los dos penales en contra ante los mexicanos y Quilmes.

Hay algo claro. Boca pasó de ser un equipo muy sólido en defensa la temporada pasada, a ser uno muy endeble en la actual 2012/13, que incluye la última parte del ciclo de Julio Falcioni y este inicio de Bianchi.

Los números hablan por sí solos: en 58 partidos de la pasada temporada, en la que Boca conquistó el Apertura 2011, la Copa Argentina y fue finalista de la Libertadores, los xeneizes tuvieron 32 vallas invictas en 58 partidos. Es decir que en un 55 por ciento de los encuentros no recibieron tantos en contra. Todo cambia en la actual, que contabiliza el último torneo Inicial, dos partidos ante Independiente en la Copa Sudamericana y los comienzos en el Final y la Libertadores, en la que el club de la Ribera sólo pudo mantener su arco invicto en 6 sobre 23 matches.

Boca pasó de ganar el torneo Apertura 2011, con sólo 6 goles en contra en todo el campeonato, lo que fue un récord, a ser un equipo endeble, con muchas dudas. La formación se fue resintiendo con el paso del tiempo. Los xeneizes ganaron su último título con Roncaglia, Schiavi, Insaurralde y Clemente Rodríguez, línea de fondo con la que también fue finalista de la Libertadores.

En la primera parte de la actual temporada, se fueron Insaurralde y Roncaglia y Falcioni los reemplazó con Emiliano Albín y Guillermo Burdisso, mientras que se mantuvieron Schiavi y Clemente. En la actual, Bianchi perdió al Flaco y trajo para suplantarlo a Claudio Chiqui Pérez, que se lesionó en sus primeros días con el plantel.

Por ahora, Bianchi debió empezar la competencia oficial con la línea de cuatro conformada por Cellay, Caruzzo, Burdisso y Clemente. La zaga idea de Bianchi sería Franco Sosa (lesionado), Chiqui Pérez (debutaría el domingo), Burdisso y Clemente. ¿Encontrará Bianchi la fórmula para recuperar la solidez?.

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora