Canchallena

Torneo Final

En la vuelta de Riquelme, Boca sufrió una derrota ante el último de la tabla

Noche impensada en la Bombonera; Unión, un equipo que llevaba 26 partidos sin victorias, dio un batacazo cuando todo estaba preparado para una fiesta; fue 3 a 1, y otra vez gruesos errores defensivos.

Por Diego Morini | canchallena.com

En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: LA NACION  / Aníbal Greco
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: FotoBAIRES
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: AP
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: LA NACION  / Emiliano Lasalvia
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: LA NACION  / Emiliano Lasalvia
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: Télam
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: Télam
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: LA NACION  / Emiliano Lasalvia
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: LA NACION  / Emiliano Lasalvia
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: LA NACION  / Emiliano Lasalvia
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: Télam
En la vuelta de Riquelme, Unión le ganó 3-1 al equipo de Bianchi en la Bombonera.   Foto: AP
 

"Carlos. Veo que está sufriendo. Si usted quiere, yo vuelvo. Y si tenemos que sufrir, suframos juntos".

Las palabras de Juan Román Riquelme fueron precisas. Una vez más. En medio del desconcierto y tras la segunda derrota ante River en el verano, el enganche llamó a Bianchi para ofrecerle ayuda. Cumplió los plazos establecidos de preparación en lo físico y volvió ayer. No desentonó. Al contrario. El N° 10 -que venía de ocho meses de inactividad-, jugando buenos veinte minutos en el segundo tiempo aportó más que el resto de sus compañeros. Pero el problema de Boca es más estructural que puntual. Otra vez las fallas lo dejaron dado vuelta, en un presente inesperado.

El hincha xeneize estaba tan sorprendido con lo que estaba viendo, como no entendiendo la situación que hasta se sentía incómodo para criticar en forma masiva. ¿Cómo manifestarse en contra de un equipo que es dirigido por Bianchi y justo en el partido donde Riquelme , uno de sus máximos ídolos, volvía a ponerse la camiseta? Apenas murmullos, gente encolumnada en gestos de fastidio por una nueva derrota y ante un Unión que hacía 26 partidos que no ganaba . Sí, el último de la tabla y de los promedios lo daba vuelta en la mismísima Bombonera ganándole 3-1, pudiéndolo vencer por una idferencia mayor todavía y exponiéndolo en una de sus peores tardes, llenas de fallas y errores groseros, de esos que se pagan con goles y algo más. El simpatizante estaba tan dolido que gritó desde el orgullo: "Quiero la Libertadores y una gallina matar...". Alentó y espera un futuro mejor, pero...

 Todas las estadísticas del torneo Final.

¿Qué es lo que está pasando? ¿Cómo es posible que el arranque de la sociedad Boca-Bianchi esté tan distante de las ilusiones generadas por propios y extraños?

Es un equipo que el entrenador heredó y, ya desde adentro, siente que se encontró con un plantel que no lo conforma plenamente. Advierte que en sectores vitales para su estructura de juego carece de las piezas necesarias para hacer engranar el juego: la zaga central, los laterales, el volante centro (aunque ahora sí se destaca Erbes en forma sostenida); el N° 9.

Dentro de esta desazón, además, tiene otros condicionantes: más allá de que se pueda discutir las capacidades individuales, también hay futbolistas en muy bajo nivel, caso Guillermo Burdisso, defensor que había llegado de Arsenal con alma recia y con presencia en ambas áreas, y hoy no está pasando por un buen momento. No se trata de apuntar sólo a Burdisso, sino ejemplificar con él porque era uno de los que tenía buena imagen. Ni que hablar de otros rendimientos, como los de Albín, Somoza, Caruzzo, Silva... El desconcierto de algunos dirigientes es tal que alguno hasta pensó, en la semana, de ofrecerle el retorno a Hugo Ibarra, de 38 años.

Bianchi también se encuentra preso de la rotación. El técnico ve que trata de equilibrar desgastes, pero pasa de dar un paso para adelante a dar dos para atrás. Cuando piensa que encontró un punto de apoyo tras la igualdad sin goles ante Tigre, en Victoria, al partido siguiente la repite, pero sufre muchísimo ante All Boys, donde cayó por 0-2 y Ustari evitó la goleada. Cuando siente que el equipo puede volver a despegar tras un triunfo clave ante Barcelona, en Ecuador, por la Libertadores, vuelve a retroceder casilleros ante el humilde Unión...

Incluso anímicamente el equipo es ciclotímico. Es capaz de revertir un 0-2 ante Quilmes, en el debut oficial por el torneo Final y de salir airoso en un segundo tiempo en Guayaquil, pero ante Unión pareció reaccionar recién después del 0-3 y es un ítem deonde tampoco está firme.

Los chicos de las inferiores aportan ganas y voluntad. Nadie duda que tengan condiciones para ganarse un lugar en Boca, pero el contexto en el que están ingresando tampoco los ayuda. El Virrey parece quedar preso de la rotación, donde no encuentra a dos futbolistas de campo que puedan rendirle de igual forma de un partido a otro. En el arco, quizás, esté la excepción, con Orion y Ustari. Demasiado poco para encontrar puntos de apoyo en un mundo xeneize donde, por ahora, mandan las preocupaciones.

Entre tanta incertidumbre, hay algo seguro: cuando Riquelme llamó a Bianchi, observó que el panorama era complicado. Pero no pensaba que tanto.

  • 6 partidos oficiales dirigió Bianchi en su tercer ciclo en Boca, de los cuales ganó 2, empató 1 y perdió 3, con 7 goles a favor y 10 en contra.
  • La última vez de Riquelme: el 10 no jugaba desde el 4 de julio pasado, cuando Boca perdió ante Corinthians en la final de la Libertadores.

    Los goles









    En esta nota

    canchallena por e-mail.
    Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

    Suscribite ahora