Canchallena

Fútbol Internacional

¿El tatuaje que se hizo Messi puede condicionar su modo de jugar?

A tres días del partido con Venezuela, por eliminatorias, la Pulga se tatuó las manos y los pies de Thiago; canchallena.com te cuenta si puede afectar su desempeño en la cancha.

Por Jeremías Prevosti | canchallena.com

 
 
 
Messi y su nueva insignia.  Foto: Sebastián Domenech

Lionel Messi es de otro planeta. Posee una capacidad futbolística que derrumba mitos. Un talento que no abunda y que, año tras año, se supera. Pero, fuera de las canchas, se puede apreciar su faceta terrenal, la de los sentimientos. El lado humano de Leo.

 
Leo, mientras le realizan el tatuaje.  Foto: @LeoMessiFanClub

"Se lo dedico a mi mujer y a mi hijo, que son lo mejor que Dios me dio", dijo la Pulga, tras recibir su cuarto Balón de Oro consecutivo. No importa la fama ni el dinero, cuando no está jugando al fútbol, la familia se roba toda la atención del crack. Por eso, en su primer día en la Argentina, donde arribó para jugar la doble fecha de eliminatorias con el seleccionado argentino, Messi aprovechó para inmortalizar en su piel ese amor de padre: se tatuó las manos y el nombre de Thiago.

El tatuaje de Leo.    / @leomessifansclub
El tatuaje de Leo.    / @leomessifansclub
El tatuaje de Leo.    / @leomessifansclub
El tatuaje de Leo.    / @leomessifansclub
El tatuaje de Leo.    / @LeoMessiFanClub
El tatuaje de Leo.    / @leomessifansclub
El tatuaje de Leo.    / @leomessifansclub
Leo ya tenía un tatuaje con la cara de su madre.    / @leomessifansclub
 

Sin embargo, este gesto, no muy original pero emotivo, invita a la reflexión: ¿qué consecuencias puede generar en el corto plazo (el seleccionado recibe mañana, desde las 21, a Venezuela)? ¿Se puede realizar actividad física con normalidad a los pocos días de hacerse un tatuaje?

Messi se mostró con una venda.  Foto: Telam 

"A título personal, creo que se lo debería haber realizado en un lugar más esteril que la habitación de un hotel", comienza su exposición el médico dermatólogo Julio Gil, secretario general de la Sociedad Argentina Dermatológica y "una persona muy futbolera, según se define.

La complicación más común que suele aparecer en estos casos es la infección. "Puede ser pasajera y manejarse con medicamentos. Pero también puede ser importante y alejarlo de la actividad deportiva durante una semana o 15 días", explica Gil. Y agrega: "Molesto va a estar, algún tipo de dolor va a tener. Si fuese Sabella, yo no estaría muy contento".

Messi nunca está exento del juego brusco del rival. Su habilidad para ridiculizar y la poca paciencia de los rivales son una fórmula perfecta para atraer golpes. Ahora, por el tatuaje, la precaución de Leo deberá ser mayor. "Ante un traumatismo, lo más probable es que se termine infectando", sostiene el médico dermatólogo.

 
Lavezzi y Campestrini, dos de los jugadores argentinos más tatuados.  Foto: Archivo 

"No es malo para Messi, es malo para el tatuaje. El roce con las medias, los entrenamientos o algún golpe pueden hacer que pierda calidad y que haya que retocarlo", explica Lucas, quien se dedica al arte de los tatuajes en El pantano tattoo . Y aclara: "Yo después de hacer un tatuaje recomiendo usar crema cicatrizante y no hacer actividad física".

En la misma sintonía, el tatuador mendocino Kabir Cambiasso, que atiende su propia casa de tattoos, explica las complicaciones que puede sufrir el tatuaje del crack. "Días después de realizado, se hace una costra de tinta y piel, la cual no debe retirarse con las uñas ni con nada, porque de ella depende la correcta cicatrización", avisa

Luego, reconoce: "La zona que eligió para tatuarse es dolorosa, eso es cierto. De la misma manera que es doloroso tatuarse cualquier lugar del cuerpo".

 
El tatto de Jerónimo.  Foto: Gentileza

"Yo me lo hice el lunes y estuve con dolores y casi sin poder apoyar bien hasta el viernes", recuerda Natalia, de 27 años, quien luce un dibujo de la escultura Victoria de Samotracia en su pantorrilla. "Recién miraba la noticia [sobre el tatuaje] y le decía a un compañero que Messi no sabe lo doloroso que es", agrega, exagerada.

Jerónimo López Amadori, de 24 años, tiene en su cuerpo más de 20 tatuajes, dos de ellos en el mismo lugar donde se lo realizó Leo. Para él, los días posteriores a tatuarse la pierna "te jode mucho". "Tardaron cinco horas en hacérmelos, que es bastante, y estuve rengueando durante tres días", ejemplifica.

Igual, no hay análisis que valga. Lionel Messi es de otro planeta.

La NBA, la cuna de los tattos más osados

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Aparecen en
esta nota  
Organizaciones: Selección nacional.

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora