Canchallena
 

La alianza del gol

 
Los socios del gol.  Foto: FotoBAIRES 

Forman parte de la misma generación. Pero durante algún tiempo transitaron por caminos diferentes en la selección. Uno se convirtió en la mayor promesa del fútbol argentino en poco tiempo; con apenas 18 años debutó en la mayor y con esa edad estuvo en un Mundial. El otro tuvo que esperar bastante para que le llegara la oportunidad y su ausencia en las citaciones generaba un sinfín de rumores; entre otros, una supuesta prohibición por no participar del Mundial Sub 20, en Canadá 2007. Son la cara del ataque argentino, de los gritos frente a la red. Lionel Messi y Gonzalo Higuaín son la cuota goleadora de la Argentina, los habitantes de lo más alto de la tabla de artilleros de las eliminatorias.

"A veces me pregunto por qué [Maradona] no me llama, pues yo dije millones de veces que quiero jugar en la selección, y cuando me den la oportunidad me voy a esforzar al máximo para no salir nunca", decía Higuaín en junio de 2009. Maradona estaba al frente del seleccionado, pero mientras repetía casi constantemente que todavía no era "el momento de Higuaín", que encadenaba un gol tras otro en Real Madrid, por ejemplo sí citaba a Claudio Bieler, Milton Caraglio, Juan Pablo Pereyra y el Pulguita Rodríguez. El delantero, clase 1987 como Leo Messi, agregaba: "Mi país es Argentina, y que no me hayan llamado esta temporada duele mucho. Yo pude jugar para la selección francesa, pero dije que no cuando todavía no tenía los papeles argentinos".

El tercer hijo varón de la familia Higuaín nació en Brest, en la Bretaña francesa, mientras papá Jorge se desempeñaba en el fútbol de ese país. No fue anotado como ciudadano galo y tampoco inscripto en la embajada argentina; cuando fue el tiempo de regresar a Argentina, el bebé de 10 meses no tenía nacionalidad. Finalmente, a los 11 años, cuando ya jugaba en el baby del club Palermo, recibió la nacionalidad francesa por la que Raymond Doménech llegó a tentarlo para jugar para Les Bleus. En 2006 lo citó para un amistoso con Grecia. Y después muchas idas y venidas, prefirió postergar el sí, mientras el pase de River a Real Madrid se concretaba a fines de ese año.

 
Higuaín y su eterno vínculo con el gol.  Foto: LA NACION  / Mauro Alfieri

El caso Higuaín había abierto varios debates por esos días. En 2007, Hugo Tocalli, al frente del Sub 20 que se preparaba para el Mundial de Canadá, lo convocó oficialmente con el aval de Julio Grondona. Como Messi había irrumpido ante los ojos del planeta en el Sub 20 anterior de Holanda y además ya había acumulado una experiencia mundialista en Alemania 2006, no resultaba adecuada una convocatoria del rosarino a otro plantel juvenil (entre otros, integrado por Sergio Romero, Ever Banega y Sergio Agüero). ¿Y qué pasaba con Higuaín? Real Madrid pidió a la AFA que el ex River no integrara el plantel, porque necesitaba "descansar".

En 2007, Higuaín consiguió la doble ciudadanía, pero igual debió esperar para llegar a la selección. Sólo el 6 de febrero de 2008 debutaría en un amistoso del Sub 23 que dirigía Sergio Batista con vistas a los Juegos de Pekín: fue ante Guatemala (5-0, en Los Ángeles) y Pipita marcó dos goles. Ese amistoso Messi no lo jugó. ¿Cómo terminó esa historia? La Pulga sí participó de los Juegos Olímpicos, pero Higuaín pareció estar pagando el cortocircuito que mantuvo con la AFA en 2007. Sus destinos seguirían sin cruzarse y tendrían que esperar para conocerse, para ser amigos del gol.

Hasta que el 25 de septiembre de 2009, después de permanecer 11 días en una clínica-spa en la ciudad norteña de Merano, en Italia, Maradona lo llamó por primera vez. Desde entonces sí, todo se precipitó. Y nació una inmediata compatibilidad con Leo. De la nada, sin antecedentes más que la rivalidad deportiva en la liga española por el clásico Barcelona-Real Madrid, ni registros, ni nada.

El encuentro fue en días difíciles para la selección, cuando apremiaba la clasificación para el Mundial de Sudáfrica 2010. Compartieron el ataque durante 67 minutos el 10 de octubre de 2009, ante Perú, en el Monumental, la recordada noche de lluvia en la que Martín Palermo salvó al equipo cuando el partido se consumía y permitió el triunfo por 2 a 1.

 
Messi siempre va por más.  Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo

Desde entonces estuvieron juntos en la mayoría de los partidos, porque tanto para Maradona como para Batista y Sabella, ambos han sido determinantes en sus esquemas y juntos han hecho más del 60 por ciento de los goles del equipo. Coincidieron en el Mundial de Sudáfrica 2010, la Copa América 2011 y la actual eliminatoria para Brasil 2014, y de mantener esta contundencia también estarán en la Copa del Mundo del año próximo. Con pasados distintos, ya son la causa de la contundente capacidad goleadora del seleccionado. Tienen la boca llena de gol y en ese sentimiento albiceleste que los moviliza nació una amistad que se traslada al campo de juego y que potencia a la Argentina en las eliminatorias.

Desde que Leo y Pipita comparten la selecciónen 2009, coincidieron en 31 partidos (28 ambos como titulares, y en tres ocasiones Higuaín ingresó desde el banco: Japón 0-1 y Colombia 0-0, con Batista, y Suiza 3-1, con Sabella). En esos 31 partidos la Argentina convirtió 61 goles:

20 Higuaín y 18 Messi, es decir que entre ambos anotaron el 62,30% de los tantos. ¿Los demás? Agüero (7), Di María (6), Palermo, Bolatti, Heinze, Tevez, Otamendi, Lavezzi y Federico Fernández, uno cada uno. Y hubo tres goles en contra: Park Chu-Young (Corea del Sur), Khedira (Alemania) y Lusting (Suecia).

De estos 31 partidos que compartieron, la Argentina ganó 23, empató 4 y sólo perdió 4, tres de ellos (Alemania 0-4, Japón 0-1 y Venezuela 0-1) en los que paradójicamente ellos no convirtieron. Si Leo y Pipita no anotan, la selección está más cerca de ser derrotada.

 

Dueños de casi todos los gritos: Lionel Messi anotó 32 goles en 78 partido con un promedio de 0,41% // Gonzalo Higuaín lleva 20 goles en 32 partidos con un promedio de 0,63%

Las declaraciones cruzadas

Lionel Messi: "El Pipa es un grandísimo jugador, de primer nivel, y con mucho gol. De a poco, nos vamos conociendo y creciendo. Con goles tratamos de retribuir el afecto de la gente. Fue algo lindo y estamos muy agradecidos"

Gonzalo Higuaín: "Estoy contento por los goles que hacemos con Leo. Estoy muy feliz de ser parte de esta selección. Sabemos que Leo, cada vez que agarra la pelota, mira para adelante y sabe que yo le doy una opción y el Pocho también".

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora