Canchallena

Golf

El regreso de Tiger al N° 1, entre el juego, el marketing y el amor

Desde que está al lado de la esquiadora Lindsey Vonn, su éxito deportivo se multiplicó; medios norteamericanos indican que el noviazgo es un montaje para limpiar la imagen y promocionarse ambos. Por Gastón Saiz

 
Una de las fotos que Tiger difundió en su sitio oficial junto con la campeona olímpica de esquí, de 28 años.  Foto: AP 

Será que el poder del amor todo lo puede. O al menos cubrir un vacío indisimulable en el compañero de pareja, para que éste luego se reimpulse y cumpla sus grandes metas en la vida. La fórmula aplica en Tiger Woods, que desde que está al lado de la esquiadora Lindsey Vonn no dejó de evolucionar en el PGA Tour, a tal punto que reconquistó el N°1 del ranking mundial y ganó tres títulos en el transcurso de esta temporada.

Es evidente que, con su compañía, la campeona olímpica en los Juegos de Invierno 2010 le ha ofrecido al mejor golfista del mundo una mayor estabilidad y una contención emocional que él mismo reclamaba como el agua. Se le nota al jugador en su manera de sonreír y en relacionarse con el público.

La recuperación de Tiger ya se había cristalizado en 2012, con tres coronaciones en el máximo circuito de golf. Y este año, en sintonía con la oficialización de esta relación que se mantenía en secreto, el astro activó por completo su capacidad intimidatoria para con los rivales dentro de cualquier cancha.

¿Quién podría aseverar que el sentimiento que lo une a ella provoca que sus putts de más de cuatro metros se encaminen ahora derecho al hoyo? Nadie. En realidad, el proceso fue muy lento y atravesó distintas etapas: como primera medida, su físico -sus rodillas- ya no mostraron rastros de molestias. Las correcciones en el swing de la mano del coach Sean Foley trajeron resultados y la confianza volvió a estar a tope. Ahora, con el aspecto sentimental también cubierto, Woods es más candidato que nadie a obtener el Masters, para así volver a abrazar la gloria de los Majors como lo hizo hasta 2008 (US Open).

Tiger se preocupó sobremanera en blanquear este nuevo vínculo con Vonn, la primera mujer que se le conoce formalmente desde los escándalos por infidelidad matrimonial en 2009. Para ello, subió a su sitio oficial cuatro fotos con Lindsey muy cuidadas, lo más parecido a retratos de anuncio de casamiento. Una manera, también, de neutralizar la voracidad de los paparazis, deseosos de alguna toma que los enseñara juntos in fraganti.

Las redes sociales, especialmente Facebook y Twitter, explotaron con la difusión de esas imágenes de la pareja, publicadas en forma sincronizada con la reconquista de la cima del ranking mundial. Enseguida, los novios del golf y el tenis más famosos hasta entonces (Rory McIlroy y Caroline Wozniacki) fueron desplazados a un segundo plano.

El New York Times comparó este noviazgo entre Tiger y Lindsey con otras potentes relaciones entre atletas (Chris Evert-Greg Norman o Steffi Graf-Andre Agassi), pero al mismo tiempo se preguntó si es conveniente que ambos hayan anunciado su romance con bombos y platillos en una etapa importante de sus trayectorias.

Más malicioso, el New York Post, basado en fuentes que no revela, se plantea si el vínculo no es en realidad una gran pantalla para que ambos se promocionen. Según esta lógica, parte de la estrategia consiste en popularizar el apellido de Vonn en un momento crucial de su carrera en el esquí, con miras a los Juegos Olímpicos de invierno de 2014. Los sponsors posan sus ojos más que nunca en la doble medallista olímpica, sobre todo porque viene de sufrir un grave accidente en el Mundial de Austria, en febrero pasado, que le demandó una intervención quirúrgica por la rotura en los ligamentos cruzado anterior y medio de la rodilla derecha.

La otra faceta de esta movida mediática es, según New York Post, terminar de catapultar a Tiger en lo anímico para su quinta consagración en el Augusta National, lo que cerraría el círculo para su definitiva redención con los fans del golf, si es que este grandioso jugador necesita redimirse de algo en el deporte.

La vida sentimental de la esquiadora incluye un sinsabor grande, ya que hace 16 meses se divorció inesperadamente de quien fuera su primer novio. Lo curioso es que el 19 de febrero de 2010, día en que Tiger efectuó sus disculpas por TV para millones de espectadores por sus engaños matrimoniales, Vonn se burló públicamente de su discurso y reconoció que si el programa Saturday Night Show le ofrecía participar como invitada, le gustaría hacer un sketch cómico imitando la confesión del golfista. Incluso, ya había pensado una línea del monólogo: "Tiger, eres mi ídolo, y yo también tengo problemas sexuales".

Los medios norteamericanos realizan múltiples enfoques sobre esta relación. Wendy Walsh, reconocida psicoterapeuta consultada por USA Today, ensayó una idea: "Debido a sus constantes transgresiones, Tiger estará bajo una lupa microscópica en su noviazgo con Lindsey, con el mundo examinándolos en cada rincón". La especialista agregó: "Nos muestran su relación como si fuera un aviso publicitario. Quizá Tiger nos esté diciendo que quiere una relación monogámica y saludable".

La fascinación por este tema en los Estados Unidos ya disparó hasta apuestas: una agencia paga 4 a 1 si Woods y Vonn se casan el 1° de enero de 2015... El tiempo, como siempre, pondrá las cosas en su lugar..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora