Canchallena

Súper TC2000

Lo que hay que saber del callejero de Buenos Aires del Súper TC 2000

Los autos ya ruedan en el trazado porteño; a las 16.10, será la clasificación; se espera que hoy vayan al menos 500.000 personas

 
 
 
Una postal del circuito sobre la Facultad de Derecho.  Foto: LA NACION  / Soledad Aznarez

En la esquina de Libertador y Cerrito, un cartel advierte: "Acceso sólo a frentistas". Desde esa esquina, en dirección hacia el Automóvil Club Argentino, todo se transfigura. El movimiento de autos es prácticamente nulo y el de peatones, potenciado por un Viernes Santo, resulta cuanto menos escaso. A medida que uno se acerca al trazado que el Súper TC 2000 termina de alistar por estas horas para comenzar su campeonato 2013 , la actividad empieza a reflejarse en grúas que transportan los últimos muretes de cemento, operarios trepados a los alambrados perimetrales que ajustan los detalles finales y obreros que prolijan las tribunas tubulares.

La categoría abrirá el torneo en las calles de la Capital con una cita que amenaza con convertirse en un clásico: el "callejero" porteño, no exento de polémicas (ver pág. 15 del cuerpo principal). Trasladado a la zona de Recoleta debido a las obras del Metrobus en la zona céntrica, el impacto visual y deportivo amenaza, no obstante, con superar lo realizado el año pasado, cuando Mariano Werner, con su Toyota Corolla, ganó una carrera que fue toda una sensación.

Esta vez, el dibujo elegido será un poco más lineal que en aquella oportunidad, pero nadie se quejó de falta de lugares para sobrepasos. Al contrario: la mayoría arriesga dos de ellos, y no faltan quienes hasta hablan de tres. Hay variantes de baja velocidad que enlazan dos rectas, una de las cuales, sobre Figueroa Alcorta (la que transitarán en sentido inverso al normal para el tránsito), permitirá ver cómo los motores V8 ayudarán a las máquinas a llegar a los 245/250 kilómetros por hora, conformando así el combo que la divisional le ofrecerá al público.

 Las entradas. Las entradas generales son gratuitas. Quienes se acerquen al circuito callejero podrán ubicarse en las zonas de vallas y alambrados. Para las tribunas, hay entradas a la venta, con precios que van desde los 800 a los 2400 pesos.

Ahora bien, ¿qué se le ofrece a la gente en un callejero ? Fundamentalmente una cercanía a los coches en plena carrera que no puede conseguirse en un autódromo, con el entusiasmo que ello conlleva, al margen de la particularidad de que esas máquinas que vuelan sobre el asfalto lo hacen en el mismo panorama que cualquier automovilista transita a diario. Deportivamente, se sabe, las pruebas en este tipo de trazados nunca han sido atractivas en el sentido de ver lucha directa: o bien ésta es prácticamente nula, o se produce un encontronazo en la lucha por una posición que bloquea la pista. Tampoco es cuestión de demonizarlas: Mónaco es un clásico de la Fórmula 1 y con el más reciente callejero de Valencia en la zona portuaria de esa ciudad refuerzan el concepto de que esto no es un fenómeno vernáculo ni mucho menos.

 

Más allá del veloz recorrido que se espera por las calles porteñas desde hoy, con los ensayos y la clasificación, también la presentación servirá para ver (en principio) qué pilotos hicieron bien en mantenerse en sus equipos y cuáles dieron un paso en falso. Es que los cambios en los teams, los enroques y las incorporaciones rutilantes estuvieron a la orden del día. Fiat regresó de la mano del equipo campeón, el PSG16. Así, el monarca José María López no lucirá el N° 1 sobre un Ford -marca con la que logró la corona- sino que lo hará sobre un Fiat Linea, al lado de Facundo Ardusso. Éste dejó Peugeot, escuadra que ahora defenderán Néstor Girolami, Mariano Altuna y Matías Muñoz Marchesi. En Renault (tras la partida de Altuna), será Fabián Yannantuoni el que compañará al séxtuple campeón de TC, Guillermo Ortelli, y a Leonel Pernía y Emiliano Spataro. Toyota tiene con qué entusiasmarse: en sus filas continuarán Matías Rossi, que siempre es garantía de lucha por la punta, y Mariano Werner, vencedor de la prueba que tuvo como epicentro al Obelisco, único antecedente de velocidad urbana.

Chevrolet, con Agustín Canapino, Franco Girolami y Franco Vivian, y Honda, con Christian Ledesma, Ricardo Risatti y Damián Fineschi, también confían en meterse en la pelea grande. El brillo de esta nómina que incluye a gran parte de los mejores pilotos de la Argentina sólo se opaca por la ausencia de un tricampeón (Gabriel Ponce de León), un bicampeón (Norberto Fontana) y un campeón (Juan Manuel Silva), faltantes ante el empuje de una generación que reclama su sitio.

Todo está casi listo para que Buenos Aires tiemble con el sonido de los V8. Un cambio de hábitat temporario para el Súper TC 2000 que amenaza con ser más provechoso que el de 2012. A fin de cuentas, ése es el gran objetivo de esta patriada en las arterias porteñas.

 Toda la actividad. El especial fin de semana que el Súper TC 2000 vivirá en Buenos Aires arrancará oficialmente hoy, con un entrenamiento matutino que se llevará a cabo entre las 10 y las 10.45. Al mediodía habrá acciones promocionales y de 13.30 a 14.15 se cumplirá con la segunda tanda de ensayos. La clasificación arrancará a las 16.10 y se prolongará hasta las 17.05. Mañana, la final se pondrá en marcha a las 13, después de las competencias de Fiat Punto Competizione y Turismo Competición 2000, y será sobre 40 vueltas o una duración máxima de 55 minutos.

  • 600
    Serán los periodistas acreditados, entre locales y extranjeros, lo que marca el interés de la novedosa competencia.
  • 700
    Mil personas hubo en la carrera realizada en el centro en 2012, cifra que espera ser superada en la prueba de mañana.
  • .

    canchallena por e-mail.
    Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

    Suscribite ahora