Canchallena

Copa Libertadores

En San Pablo, Tigre no pudo con Palmeiras y quedó casi afuera

El equipo de Gorosito perdió 2 a 0 y está al borde de la eliminación

 
Botta lucha por el balón.  Foto: AP 

SAN PABLO (Especial).- A Tigre, esta ciudad parece no caerle nada bien. Todavía esta fresco el recuerdo de aquella final de la Copa Sudamericana disputada el 12 de diciembre del año pasado con San Pablo, en la que los dirigidos por Pipo Gorosito perdían 2 a 0 en otro estadio, el Morumbí, y no se presentaron a jugar en la segunda etapa tras denunciar una agresión a los jugadores por parte del personal de seguridad del conjunto brasileño.

Anoche, el escenario fue otro, el Pacaembú, y la exigencia no menos importante, un crucial choque contra Palmeiras, por el Grupo 2 de la Copa Libertadores. El resultado fue el mismo: otra derrota por 2 a 0.

Ya desde los primeros movimientos se percibieron las intenciones de ambos equipos. Palmeiras, en una cancha rápida por la lluvia que se desató horas antes, se movió con mayor comodidad y asumió la iniciativa ante un conjunto visitante que esperaba en su campo para intentar salir rápidamente de contraataque.

 Todas las estadísticas de la Copa Libertadores

Con mayor posesión de la pelota, Palmeiras fue una y otra vez, y así no sorprendió que en una de sus primeras aproximaciones un medido centro de Vinicius encontrara en el camino el desvío de Caio para abrir la cuenta.

En desventaja, Tigre se adelantó unos metros, pero casi nunca Rubén Botta, su jugador más dotado, pudo hacer prevalecer su gambeta. Entonces todo quedó reducido al pelotazo y el juego aéreo, una de sus armas favoritas, que esta vez no pudo usufructuar.

addCustomPlayer('13539rrvsccae1vskib264ue4f', '9202913C050C4318A8CF783B52DC4E94', '15k8eo7psij5y1779b0c9jcu7h', 620, 429, 'perf13539rrvsccae1vskib264ue4f-15k8eo7psij5y1779b0c9jcu7h', 'eplayer17');

El comienzo de la segunda etapa deparó una brillante jugada colectiva de Palmeiras que culminó en el derechazo de Charles para anotar la segunda conquista.

Tigre sintió el impacto y se quedó sin respuestas anímicas ni futbolísticas. Ahora, el Matador quedó último, con tres unidades, y sus posibilidades de pasar a los octavos de final parecen una utopía. Por el contrario, Palmeiras, que descendió a la serie B brasileña, aspira a volver a primera y seguir avanzando en la Copa Libertadores..

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora