Canchallena

Copa Libertadores

Riquelme y la Copa, el desvelo de todo el mundo Boca

Román quiere estar en el juego de ida; se venderán entradas para el desquite

 
 

Es un momento delicado para el mundo Boca. Son demasiadas las tensiones y la fortuna parece estar dándole la espalda al conjunto de la Ribera. Siente que todo lo que planifica se le derrumba y su proceso de recuperación se convierte en un trabajo demasiado denso. Porque entre la lesión de Juan Román Riquelme , un equipo que no da respuestas y un futuro incierto en la Copa Libertadores, los complejos se multiplican. Si hasta el choque con Corinthians aparece en el centro de la escena, no sólo por el peso del rival, sino también por representar todo un riesgo, para los hinchas, viajar a la revancha en San Pablo.

Necesita Boca buscar soluciones. En principio, el desgarro de Riquelme parece tener la mayor atención. Ayer, el capitán xeneize comenzó a trabajar en la sala de kinesiología y, según algunas versiones, está planificando su regreso para el primer partido con Corinthians, en la Bombonera, que está programado para el 1° de mayo. Nadie se atreve a confirmar que Riquelme llegaría en condiciones para ese juego, ya que apenas habrán pasado 10 días de la lesión, una dolencia que suele demandar tres semanas de recuperación.

Lo único claro en el horizonte de Boca y de su capitán es que su vuelta está pensada para la Copa Libertadores, no para el clásico con River, que se disputará el 5 de mayo próximo, en la Bombonera. "Me gustaría que Riquelme juegue el clásico, pero sé que está desgarrado y con esas lesiones es difícil llegar. Ojalá que se recupere muy rápido por el bien de ellos", dijo el técnico millonario, Ramón Díaz, en ESPN Radio Rivadavia.

De todas formas, es imposible asegurar cómo será la evolución de la dolencia de Riquelme -el segundo desgarro desde su vuelta al club-, por eso es que se especula con que la fecha ideal para que pueda estar a pleno físicamente es la de la revancha, en San Pablo, que aparece en el calendario para el 15 del mes próximo.

Y justamente el desquite ante Corinthians es uno de los temas que también concentran a los dirigentes de Boca. En principio, para el juego en la Argentina, la entidad xeneize pondría a la venta las 4500 entradas que habitualmente hay para los visitantes, ya que Corinthians, por una sanción de la Conmebol, no puede llevar público a los juegos como visitante.

Respecto de la revancha, la idea original era no vender entradas para el partido en el Pacaembú, debido a los maltratos que recibió Boca en la final de la Copa el año pasado. Sin embargo, ayer se confirmó que se venderán 2000 tickets (los que otorga Corinthians) y se les advertirá a los socios de los riesgos que correrán al ir al partido en San Pablo..

Aparecen en
esta nota  
Organizaciones: Boca Juniors.

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora