Canchallena

NBA

Pablo Prigioni, en su mejor momento, casi a los 36

El base de la selección argentina se luce en los New York Knicks, en la NBA

Por Xavier Prieto Astigarraga | 

Él no lo dice, porque está enfocado en otra cosa, pero Pablo Prigioni pasa por en su mejor momento en la NBA. Una liga, la más importante del mundo, que lo convocó como el novato de más edad en su historia (35 años) excluida su temporada inaugural, y que lo recibió en nada menos que New York Knicks, una de las franquicias emblemáticas. El cordobés llegó, entonces, con algunos ojos puestos en él, aunque fuera a priori para ser el tercer base del plantel, un suplente de mucha experiencia y logros en Europa para los consagrados Jason Kidd y Raymond Felton. Y ahora está creciendo en nivel de juego y en confianza de sus compañeros y cuerpo técnico, e instalado en una semifinal de la Conferencia del Este, con buenas perspectivas de seguir avanzando.

La serie será contra Indiana Pacers al mejor de siete partidos (formato 2-2-1-1-1), se abrirá hoy a las 16.30 de la Argentina y tendrá ventaja de localía para New York, que será el anfitrión esta tarde. Y si no hay novedades imprevistas, Prigioni será titular, una condición que se ganó a fines de la temporada regular y que conserva nada menos que en ésta, la etapa crucial del campeonato. No por nada: Pablo es un cerebro del básquetbol, una cabeza ganadora aun más privilegiada que ese cuerpo que no se cansa y no se rompe a poco de cumplir 36 años (lo hará el 17 de este mes).

El oriundo de Río Tercero viene de ser figura en el sufrido 88-80 a Boston Celtics que liquidó por 4-2 una serie que estaba 3-0. Anotó 14 tantos, igualando su récord personal en la NBA, y brilló en el gran comienzo de partido de New York. Luego, cuando Pablo estuvo sentado en el banco en el cuarto período, el equipo vio reducirse de 25 a 6 puntos su ventaja. "Cuando terminó el juego, después del susto en el último cuarto, sentí la alegría. Teníamos la idea de que éramos mejores que Boston y de que podíamos ganar la serie, pero no terminábamos de cocinarla. Por fin respiramos", se alivió Prigioni en una charla telefónica con LA NACION.

En los playoffs registra un muy buen 42,1% en triples, y Pablo tiene una explicación para su mejora en cantidad de puntos. "Carmelo [Anthony], J. R. Smith y Felton consumen mucho la defensa contraria, que al doblarlos en la marca me deja libre a mí. Por eso estuve todo el año entrenando el tiro. Después, no se sabe si en el partido la pelota va a entrar o no, pero cuando entran las primeras, dan confianza. De todas formas, no me obsesiono con los puntos; entro a la cancha pensando en que tengo tantos minutos de juego y en hacer cosas positivas, ya sea anotando, pasando, robando...", comentó. Lógico: es base, y como tal, piensa mucho más en el conjunto que en sí mismo. Convertir no es su prioridad, pero se le da bastante porque New York suele jugar con dos conductores simultáneamente en la cancha. Y ese aporte diversificado se nota en los números. De hecho, en lo que va de los playoffs, el argentino se ubica cuarto en la liga en cantidad de robos por juego (2,2).

El ex jugador de Obras Sanitarias, Vitoria y Real Madrid, ex figura del básquetbol español, no se inquieta por lo que es la NBA. "Es más o menos lo que esperaba. Teniendo compañeros del seleccionado que han jugado tanto acá, todo se sabe: cómo son el día por día, los entrenamientos, los desplazamientos, el trato... Ya tenía una idea formada; no hay nada que me haya sorprendido", apuntó, mientras considera que no es oportuno hacer ahora un repaso de lo que viene siendo su trayectoria en la máxima liga del planeta, en la que empezó con unos 14 minutos de promedio por encuentro, luego perdió participación y posteriormente pasó a integrar el quinteto inicial y a crecer en tiempo de juego y en estadísticas. "No estoy haciendo un análisis. Es momento de tener la cabeza donde la tengo, de pensar en Indiana. Cuando esté de vacaciones, tomando sol tumbado en algún lado, pensaré si me habrá gustado la experiencia. No quiero hacerme esa pregunta ahora", apuntó.

Entonces, a hablar de la serie que viene: "Dificilísima. Indiana juega muy bien, tiene una plantilla larga y muchos jugadores que hacen daño, no dos o tres estrellas. Es un equipo sólido, de defensa dura, que corre bien en contraataque. Los aficionados de New York están muy entusiasmados. Sentimos el apoyo en la cancha, en la calle, en todos lados... Pero nuestro deber es estar mentalizados y concentrados, ir partido por partido. Pensar más allá sería un error", advirtió Pablo. El tiempo de su campus para chicos a fines de junio en la hermosa San Sebastián y del Premundial de Venezuela puede esperar. El disfrute por su mejor momento en la fulgurante NBA, también.

Mensaje para Delfino: "Lo más importante es la salud"

Pablo Prigioni, un jugador que, como Luis Scola, rara vez se lesiona, habló sobre Carlos Delfino, que se fracturó el navicular derecho (unión del empeine con la pierna; erróneamente se había informado que era el espolón, ubicado en el talón) y pasará al menos cuatro meses inactivo: "Lo más importante es la salud. Estaba jugando muy bien; la lesión apareció en un momento inoportuno. Quiero darle ánimo". El santafecino explicó, en carlosdelfino.com: "Ya sabía que estaba fracturado hace 15 días pero acepté continuar [...] ahora se agravó y el dolor es tan intenso que ya no puedo seguir". Su equipo, Houston, cayó con Oklahoma 103-94 y quedó afuera por 4-2, igual marcador de Memphis sobre Clippers, al que batió 118-105 en el 6º juego. Oklahoma y Memphis se medirán entre sí...

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora