Canchallena
 

Copa Libertadores: destino San Pablo, más que una misión para Boca

SAN PABLO.- "Gana Corinthians". Lo dicen los jugadores del Timao puertas adentro y sacan a relucir los 18 partidos sin derrotas como local. Aunque respetan a Boca por su historia, su entrenador Carlos Bianchi y sus jugadores más experimentados, sienten que hoy pasarán de ronda. "Gana Corinthians". Lo repite como pálpito Muricy Ramalho, DT de Santos con quien definirán el torneo paulista el próximo domingo (y deberán dar vuelta el 1-2 de la ida), y agrega: "Vendrá un rival motivado porque pasará de ronda. Boca es un equipo para respetar, pero la jerarquía actual del Timao es mejor". "Gana Corinthians". Lo afirma un taxista en el camino desde el aeropuerto al hotel Hyatt, donde se encuentra alojado el plantel xeneize. "Gana Corinthians", suelta Dulio con una gran sonrisa, un empleado del hotel que (confirmado) utilizó nombre falso para despistar y que no se sepa que se animó a semejante pronóstico.

Hoy habrá casi 40.000 hinchas del Timao en el Pacaembú, que agotaron las entradas por más que la mayoría costaba entre 200 y 350 dólares. "Gana Corinthians", se convencen, a tal punto que hoy piensan llevar cartelitos negros con números blancos con la fecha 4-7-2012, en alusión a la última final ganada. Hasta Ramón Díaz, técnico de River, se metió en el juego irónicamente: "Le deseamos lo mejor a Boca, como siempre". Siguen las frases. "El favorito es Corinthians", se animó a reflexionar Juan Román Riquelme ayer por la tarde, en su arribo a esta ciudad, en donde tuvo que frenar a un custodio que no quería que haga declaraciones.

Pero el enganche se frenó y completó la frase: "Corinthians es el último campeón, es el campeón del mundo. Será un partido difícil, pero no imposible". Algunos jugadores del equipo local reconocen que en la Bombonera jugaron mal, que fue el piso del rendimiento y que no volverán a jugar así. Y enfrente, ahí está Boca. Un equipo con el orgullo herido por el mal presente en el torneo doméstico, pero confiado en sacar fuerzas desde lo más adverso para dar el gran golpe en la Copa Libertadores. Hoy se evaluará si el sistema 4-4-1-1 será cauteloso o la mejor forma de vulnerar al rival, pero la mirada es más amplia. Boca siente que esta noche, desde las 22, pondrá mucho en juego. Su futuro en el semestre, la muñeca de Bianchi para enderezar un rumbo cargado de lesiones y bajos rendimientos, el malestar de varios dirigentes porque no esperaban estos resultados y no les gusta verse anteúltimos en el Final, la paciencia de los hinchas, el destino de varios futbolistas...

Boca intentará recurrir a la historia más que nunca. A la experiencia del Virrey, con saldo favorable ante los equipos brasileños e invicto en las llaves como DT xeneize y en una ciudad donde dio varias vueltas olímpicas; al regreso de Riquelme, justo en el partido más importante del semestre y tras el desgarro sufrido en el primer tiempo ante Belgrano, en la Bombonera; a la apuesta de otro histórico como Clemente Rodríguez, el futbolista argentino con más partidos disputados en la Copa Libertadores ; y a su propia estadística, ya que los xeneizes salen favorecidos en los cruces con conjuntos brasileños en el certamen continental.

Juan Manuel Martínez, uno de los refuerzos top del fútbol argentino (Boca pagó 3.500.000 dólares por la mitad del pase a Corinthians), no estará desde el arranque, aunque esperará su chance en el banco. Tendrá otro duelo especial, más luego de que sus compañeros lo recordaran con cariño: "Nunca lo vi correr tanto como en el partido de ida", dijo entre risas el arquero Cassio. ¿Otra broma pícara? Para todos en Boca, San Pablo será un destino especial donde habrá más de una misión en juego. El honor, el orgullo, el prestigio que el mismo Walter Erviti reconoció que les duele perder cada vez que no pueden ganar.

Si Boca cae 0-1, se definirá por penales, aunque el equipo de Bianchi tiene la ventaja que no recibió goles de visitante y si hoy anota al menos uno, obligará a Corinthians a marcar tres. Habrá trabajo extra para la ofensiva xeneize, a la que le cuesta generar situaciones, y que tendrá como un gran interrogante saber cómo volverá Riquelme y ante una defensa brasileña que sólo sufrió tres goles en el certamen (uno de ellos el de Blandi). La última línea xeneize también necesitará un plus, porque Corinthians es un campeón mejorado, con mayor poder de fuego del que dio la vuelta olímpica ante la versión de Boca que condujo Julio César Falcioni.

¿Ganará Corinthians, como piensa la mayoría? Esta noche se sabrá, pero por ahí anda Boca, como un león herido, juntando fuerzas para defender su orgullo y demostrar lo contrario.

DIXIT

  • "Este es el partido más importante desde que volví a Boca. Es el encuentro que define si continuamos en la Copa"
    Carlos Bianchi
  • 40 son las veces que jugó Boca ante equipos brasileños desde la final de la Libertadores con Cruzeiro en 1977: ganó 18, empató 11 y perdió 11
  • 11 partidos jugó Boca, en Brasil, desde 2000 hasta la fecha: ganó 6, empató 3 y perdió 2 (con Fluminense, en 2008 y con Corinthians, en 2012).
  • .

    En esta nota

    canchallena por e-mail.
    Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

    Suscribite ahora