Canchallena

Torneo Final

Argentinos volvió a sumar y a Independiente se le acortan los plazos

En La Plata, el equipo de Caruso Lombardi empató 0 a 0 contra Estudiantes y mantuvo la diferencia de tres puntos en la tabla de los promedios por encima de los Rojos; el Bicho llevaba cinco derrotas al hilo

LA PLATA.- Algo es algo, Argentinos, y más cuando venía tan mal que no distinguía el fondo del acantilado. Con un punto, al menos, el equipo de la Paternal frenó una caída que parecía eterna, con cinco derrotas consecutivas y días calientes, con acusaciones por todos lados. El riesgo del descenso aún está cerca, en la otra cuadra, pero la atropellada de Independiente sigue a tres puntos. Todavía le falta. Y habrá que ver cómo reacciona Quilmes entre tanto sobresalto. El Bicho no se sacó ningún peso de encima, aunque tampoco se agregó kilos sobre la espalda. Podrá ser el primer paso de una respiración profunda, más tranquila, sin tanto apuro en el análisis con el plano sobre el escritorio. Argentinos se cosió el bolsillo y vio que aún le quedan algunas monedas. Y tendrá que administrarlas como pueda hasta la línea de llegada del torneo Final.

Si poco se habló hasta ahora de Estudiantes es porque el inexpresivo 0-0 no hizo más que alinearse con una temporada que lo tuvo a la sombra del campeonato. Argentinos entró con la cara desfigurada por la presión que le generó una semana fuera de control. Peor no se podía estar entre los dichos desbocados de Caruso Lombardi, la exclusión de tres referentes, Matellán, Garcé y Placente, y las explicaciones de un presidente señalado por las versiones, Luis Segura, triste y abatido por la realidad y los reproches de una buena parte de los socios. Eso sí: también entró con el empate de Independiente (0-0 con Belgrano) en la mente. Supo que un punto en La Plata, a fin de cuentas, no sería tan mal resultado. Lo buscó. Lo protegió. Lo abrazó.

No pudo pedírsele demasiado a un equipo de jóvenes, la mayoría desconocida en el fútbol grande. Orden, concentración y sacrificio ofrecieron los de la Paternal hasta los calambres. A veces, con alguna pierna fuerte agregada que lo condicionaron con las amonestaciones. Poco y nada entregó en el ataque. No fue su mayor preocupación.



A Estudiantes no le quedó un papel cómodo. Se supo en un nivel superior de calidad y calma frente a su adversario, pero pocas veces, casi nunca, sacó provecho de la delicada situación de Argentinos. Es cierto que el Pincha no tiene un torneo con demasiadas luces y que no sorprende en el escaso poder de resolución. Aunque ni siquiera pudo hacerse fuerte en la cuestión mental ni en el alicaído ánimo del Bicho.

Fueron de acá para allá. De a ratos, todos detrás de la pelota. A veces, sin más plan que un pelotazo. Por momentos, como entusiastas amateurs. Otros minutos, como dubitativos profesionales. No hubo lugar ni para una sutileza. La coordinación no encontró ni un hueco. Apenas si sacudió la modorra un tiro desde lejos de Román Martínez, que se topó con el esfuerzo de Nereo Fernández. Estudiantes fue un puñado de ideas desordenadas sobre la mesa. Jamás pudo hilvanarlas. De nada le sirvió la casi exclusiva posesión de la pelota. No le dio un buen destino y Argentinos salió siempre al cruce. Se pasó de tiempo con la paciencia y se repitió en los intentos sin sorpresa.

En medio de la espera y del trajín, ya cuando Braña no se había animado en el mano a mano, Argentinos tuvo la victoria en el pies de Anangonó, que quedó solo tras un estirón fallido de Desábato. El ecuatoriano pateó rápido, pero Rulli le adivinó la intención y desvió la pelota. Las ilusiones de uno y otro se encendieron con algún centro cruzado o con algún tiro libre. Apenas si la pelota llegó al área. Lo más saliente fue la expulsión de la Gata Fernández, por doble amarilla, que se perderá el partido con Independiente, otro necesitado. Argentinos no retrocedió y, por lo pronto, es una buena señal en la Paternal. ß.

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora