Canchallena
 

El modelo alemán

 
Foto: @domenechs

Uli Hoeness participa con Angela Merkel de un acto a favor de los inmigrantes. La canciller alemana lo llamó personalmente y el presidente de Bayern Munich voló a Berlín. Ambos comparten luego un "estimulante" café. Al día siguiente, 16 de enero de 2013, Hoeness recibe una invitación para dar una charla ante empresarios. "Usted -lee la esquela orgulloso a un periodista de Der Spiegel- demostró que al asumir responsabilidades económicas nunca perdió sentido social." "La gente como yo -le dice Hoeness al cronista-, económicamente independiente y muy exitosa, debe asumir responsabilidad social." Apenas cuatro días antes, advertido por su contador, Hoeness se había autodenunciado ante la oficina fiscal de Miesbach por haber ocultado durante diez años una cuenta en Suiza de unos 20 millones de euros. El acuerdo, que implicó una devolución de 3,2 millones de euros, era privado, pero alguien lo filtra a la prensa. Cuidadosa, porque en las elecciones de septiembre buscará un tercer mandato y el escándalo le quitó puntos en los sondeos, Merkel se declara "desilusionada" de Hoeness. A Merkel, acaso la mujer más poderosa del mundo, le dicen Merkiavelo. A Hoeness le dicen "El Maquiavelo del (río) Isar". Merkiavelo es el motor de Alemania. Maquiavelo, el de Bayern Munich. Le hizo ganar la Bundesliga con una contundencia jamás vista, el sábado pasado lo coronó campeón europeo y este sábado podrá ganar ante Stuttgart la Copa de Alemania. Sería la primera triple corona en 113 años de historia. Pero Hoeness puede pasar de presidente a presidiario. El hombre más poderoso en los últimos 35 años del fútbol alemán, símbolo moral en su país, es hoy una cara menos amable del modelo.

Hoeness siempre va por más. Aunque suene cruel, el veterano Jupp Heynckes, que lideró la formidable campaña de la posible Triple Corona, no seguirá como DT. El joven Pep Guardiola arribará en su lugar junto con Mario Gotze y, posiblemente, con Robert Lewandowski. Bayern Munich negoció los pases de las dos principales estrellas de Borussia Dortmund cuando ambos equipos competían en la fase decisiva de la Liga de Campeones. Fueron operaciones de dudosa ética. Reflotaron la fama de arrogancia de Bayern Munich y de Hoeness. Un contraste respecto del fútbol brillante del equipo y de la gran final que ambas escuadras jugaron el sábado pasado en Wembley. La filtración a la prensa del fichaje de Gotze fue por un lado un golpe durísimo para el espíritu colectivista del Dortmund. Por el otro, neutralizó titulares que decían que Hoeness llegó a estar preso, que su mansión en los Alpes fue allanada y que debió pagar una fianza de 5 millones de euros para recuperar la libertad. Una situación humillante que sólo un presidente había vivido antes en la historia de Bayern Munich, aunque por razones muy diferentes. Kurt Landauer, ganador en 1932 de la primera Liga nacional con el club, cayó preso al año siguiente, se refugió en Suiza y reasumió como presidente en 1951, cuando cesó el horror nazi. Landauer era de origen judío y su prisión fue el campo de concentración de Dachau.

De niño, Hoeness pedía a su padre que lo despertara siempre a las cinco y media de la mañana para salir a correr antes de ir a la escuela. A los 18 años cumplió su sueño de fichar por Bayern Munich. A los 20 se coronó campeón europeo con Franz Beckenbauer y Gerd Muller y a los 22 integró la selección alemana que ganó el Mundial 74. Firmó cada uno de los 300.000 libros que vendió de su biografía. Vendió también por 75.000 marcos las fotos de su boda, posó en calzoncillos para una publicidad y abrió su casa a turistas. A los 27 una lesión frenó su carrera y Bayern Munich le ofreció ser manager general. Asumió en 1979 en un club endeudado y, 34 años después, lo preside con un capital propio de 278 millones de euros, una SA en cuyo Consejo Superior se sientan representantes de cuatro de las empresas más poderosas de Alemania: Adidas y Audi (cada uno tiene un 9,1 por ciento de acciones) y Volkswagen y Telekom. Lufthansa, Unicredit, Lego y Coca-Cola son patrocinadores de un club que, se supo ayer, desplazó a Manchester United como marca más valiosa en el fútbol mundial. A diferencia del club inglés, en Bayern Munich los socios son dueños del 80 por ciento de las acciones. Además, el club está manejado por ex jugadores y no precisa del dinero de magnates rusos ni jeques árabes. Hoeness es señalado por todos como el "padre" de la obra.

Dueño también de la poderosa fábrica de salchichas HoWe Wurstwaren, Hoeness se conmovió en 1982 tras ser único sobreviviente de un accidente de avión y comenzó a involucrarse en actividades benéficas. Alojó en su propia casa al goleador danés Lars Lunde tras un accidente de tren, ayudó a Gerd Muller y Mehmet Scholl, ambos alcohólicos, y al escocés Alan McInally, que quedó inválido. Cobra 25.000 euros por charla, pero los dona a entidades benéficas. Hasta decidió que Bayern Munich auxiliara con 2 millones de euros a Borussia Dortmund cuando en 2003 el rival caía en quiebra. Ese mismo 2003, sin embargo, se descubrió que Bayern Munich cobraba en secreto 15 millones de euros al año del poderoso grupo de TV Kirch. Lo hacía desde 1999, cuando lideró la negativa a un plan de Borussia Dortmund de contratos individuales de TV. Lo hizo invocando principios de "solidaridad". Kirch quebró y su doble juego quedó al desnudo.

La Bundesliga amenaza hoy con dominar al fútbol mundial con su nuevo estilo técnico y ofensivo, algo más agradable que el estilo de recortes que impone a sus vecinos la señora Merkel. La Liga alemana sigue siendo también la más democrática y prolija de las grandes de Europa. Es una tradición que nació en la Bundesliga inaugural de 1963, con topes para salarios y fichajes y siete campeones distintos en los primeros siete torneos. Lo que se cuenta menos es que muchos clubes cometieron irregularidades y el Hertha, que pagó por todos y fue descendido en 1965, denunció un escándalo de partidos arreglados que terminó explotando en 1971 con sanciones para decenas de jugadores, técnicos y dirigentes y la decisión de abrir el mercado. La apertura, años después, fue aprovechada como nadie por Hoeness, retratado como un Gordon Gekko de Wall Street que consulta la marcha de sus acciones hasta segundos antes y segundos después de cada vuelo. En 2000, su amigo Robert Louis-Dreyfuss le prestó 2,5 millones de euros y le garantizó luego un crédito de otros 7,5 millones para que arriesgara pesado en la Bolsa. Esa cuenta en el banco Vontobel, de Zurich, que jamás declaró, es la que hoy amenaza con llevarlo a prisión. Bayern Munich lo defiende y dice que la cuenta, que subió a 20 millones, no es dinero robado al club. Dreyfuss, eso sí, era dueño de Adidas cuando Bayern Munich renovó contrato con Adidas pese a que tenía una oferta superior de Nike.

"Mist", algo así como "basura", fue la palabra que usó el ministro de Economía, Wolfgang Schäuble. La Unión Social Cristiana (CSU), que gobierna en Baviera desde hace más de medio siglo y es socia de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel, desmintió que haya eliminado afiches del gobernador Horst Seehofer con Hoeness, que supuestamente formaban parte de la campaña electoral de septiembre. Medalla de Plata del Estado de Baviera en 2010 por sus méritos sociales, apóstol moral del fútbol, con su discurso radical y franco y convencido liberal conservador, Hoeness hoy es objeto de bromas. "La próxima gran transferencia de Bayern Munich -se cuenta en las redes- es la de Uli Hoeness a la JVA Munich" (JVA es la abreviatura de Justizvollzugsanstalt, la cárcel). Otros dicen que Hoeness pagó de su bolsillo los 37 millones que costó Gotze para descargarlos de impuestos. "Don Limpio", como también lo llamaban, sufre su momento más difícil. Impensable para el hombre que hoy acumula algunos cientos de millones de euros, pero que en su Ulm natal debía buscar por el piso cada moneda perdida de cinco centavos para así cerrar con orden la caja de la carnicería familiar. Su padre, contó alguna vez Hoeness, no reabría el negocio hasta que la moneda apareciera..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora