Canchallena

Torneo Final

Newell´s perdió ante All Boys y el torneo quedó abierto para cualquiera

En Floresta, los de Martino cayeron 2 a 1 y no pudieron estirar la ventaja de tres puntos con sus escoltas, Lanús y River

Por Ariel Ruya | canchallena.com

 
El festejo de All Boys.  Foto: FotoBAIRES 

Es posible que la primera expresión y la evaluación intempestiva sea calificar como una sorpresa lo que hizo All Boys. Aunque eso es muy relativo, porque sólo hace falta revisar cómo se está desarrollando el torneo Final para poner en contexto el 2-1. Así está el fútbol argentino: su mejor exponente, el equipo que más se luce, el líder, el único representante que queda en la Copa, el que eliminó a Boca, el que necesitaba ganar para lanzarse hacia el título, cayó frente a un rival que se suponía débil y estaba a los tumbos, con tres derrotas consecutivas. La falta de categoría y de carácter que demostraron en la última jornada los aspirantes al título ayer incluyó en su nómina a Newell's, que sacó un punto de los últimos nueve como visitante y aún así está en le cima. Anoche, el juego quedó abierto. El Final no encuentra a quien, sin titubeos, vaya a quedarse con el cetro.

Apenas un poco de desorden, mucha presión y algún destello de talento resultaron suficientes para All Boys. Esta versión menos consistente del equipo de Floresta, la que está cerrando el ciclo de la mano de Pepe Romero, tuvo pequeñas pero efectivas armas para confundir al líder del certamen. Y lo preocupante es que el conjunto al que todos señalan como el más claro en su propuesta mostró anoche que sigue sin poder desligarse del miedo escénico que le provoca estar bajo la lupa de todos. En la Copa, si bien es verdad que los penales le dieron la clasificación, mostró una cara algo deslucida, sin demasiadas variantes y con poca rebeldía ante un muy pobre Boca. Ayer, contra un rival sin la mística, la jerarquía y los hombres que tiene el conjunto de Carlos Bianchi, dejó sensaciones similares.



Esto de no poder dar el salto de calidad no parece ser una dificultad exclusiva de los muchachos de Tata Martino. En la 16ª fecha, River, Lanús y San Lorenzo, los otros competidores en posición como para pelear por el título, no tuvieron la personalidad suficiente para asumir el compromiso. Ninguno de ellos se erige como un auténtico aspirante a la corona.

Y lo curioso del caso es que a este Newell's no le faltan actores como para ser protagonista de esa historia. Aun con apellidos como los de Scocco, Maxi Rodríguez, Bernardi y Heinze, el conjunto rosarino no termina de solidificar su imagen. Y parece no tratarse de falta de recursos: por momentos logra asociarse colectivamente y construye acciones armoniosas, pero le falta esa pizca de pimienta propia de aquellos que pretenden ser campeones.

Y lo que demuestra la insuficiente reacción se traduce en que sólo dos situaciones de riesgo generó en todo el partido: un disparo desde fuera del área de Maxi Rodríguez y el gol de Milton Casco.

En cambio, con muy poco del colombiano Montoya Muñoz en la creación y con mucha presión en la mitad de la cancha con Fernando Sánchez, Juan Cruz Careaga y Elvio Frederich, All Boys logró imponer condiciones en su cancha. El equipo de Floresta hasta contó con la complicidad del arquero Nahuel Guzmán. Sí, el guardavalla que fue determinante hace unos días para la clasificación a las semifinales de la Copa, con las atajadas a Riquelme y Burrito Martínez, ayer resultó determinante en los goles de All Boys. En el primero salió muy mal a cortar un centro que envió Montoya Muñoz y que después cambió por gol, de chilena, Ferrari. Y en la segunda conquista, no tuvo reacción ante un cabezazo de Coronel que le pasó por encima de la cabeza.

Fue una noche de diferentes emociones y sensaciones, porque también parece haberse potenciado esa idea de que no es posible sostenerse en una doble competencia. Newell's, que se suponía con la fuerza para hacerlo, también lució afectado por las batallas de Copa ante Boca. Como si el gasto emocional en aquella definición le hubiera consumido toda la energía. Apenas pudo contar con alguna trepada de Casco y con un poco de enojo de Bernardi. Casi nada de Scocco, de Orzán, de Pérez, de Tonso... Muy poco como para decir que es el mejor de todos.

Así está es el fútbol argentino. Ciclotimia pura. En el torneo anterior, All Boys lo frenó a Newell's y le permitió a Vélez quedarse con el Inicial, y anoche volvió a darle un cachetazo. Igual, todo sigue dependiendo del equipo rosarino, que todavía les lleva tres puntos de ventaja a su perseguidores, River y Lanús. Como nadie se hace cargo del Final, es posible que para los muchachos de Tata Martino esta derrota no haya sido tan traumática. Para saberlo, seguirá siendo necesario esperar.

Los goles

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora