Canchallena
 

Se ha formado una pareja

Iba a llegar el día, o más precisamente la noche, en que el seleccionado no pudiera resolver un partido con su alto poder de fuego ofensivo. El momento en que Messi no estuviera, o que jugara sólo media hora sin estar en su mejor condición física. Que Higuaín no convirtiera las dos situaciones de gol que normalmente no desperdicia, y que encima le diera la oportunidad al árbitro para expulsarlo. Que a Agüero, aun sin estar inspirado, no le convalidaran un gol por un off-side inexistente. Que a Di María no se le pudiera pedir más después de volar durante el primer tiempo. Que Lavezzi no fuera el quinto elemento para casos de emergencias. Generalmente no coinciden todas estas eventualidades, pero cuando suceden, la Argentina puede quedarse sin gol, como pasó frente a Colombia.

Cortado el suministro ofensivo, ese foco que suele encandilar, el seleccionado alumbró lo que normalmente queda en las sombras: la defensa, pero más precisamente la zaga central que conforman Federico Fernández y Ezequiel Garay.

Salvo una pelota que dejó suelta, Fernández completó un estupendo rendimiento contra el promocionado Falcao (impotente, terminó aplicándole un planchazo descalificador). Nunca perdió la posición, quitó con firmeza, tuvo anticipo, cubrió las espaldas de Zabaleta y respondió en el juego aéreo. Sin estar en el mismo nivel, Ezequiel Garay lo acompañó correctamente.

Más allá de lo coyuntural, de la positiva actuación de la zaga central contra Colombia lo importante es que el seleccionado va consolidando, con promisorios indicios, una dupla defensiva en un sector que despertaba desconfianza hasta no hace mucho. Hay futuro por capacidad y por edad: Garay (26 años) y Fernández (24).

Es pertinente el repaso de cómo se llegó a esta complementación llamada a tener continuidad. Los dos habían tenido apariciones esporádicas antes de ganarse el puesto, casi al mismo tiempo. Garay había debutado en 2007 con Coco Basile en un amistoso en Noruega. Pasaron casi tres años y medio para que otro entrenador, Sergio Batista, lo tuviera en cuenta para otro amistoso sin trascendencia, en Costa Rica. El Checho fue el que hizo debutar a Fernández en abril de 2011 en el seleccionado local, cuyos jugadores estaban señalados a tener un paso fugaz.

Más adelante, para los dos llegarían las circunstancias que supieron aprovechar. Luego del error en el control de la pelota que costó el gol de Bolivia en el Monumental, Sabella decidió que el ciclo de Martín Demichelis estaba acabado. Cuatro días después, en el calor sofocante de Barranquilla, el director técnico se la jugó por el defensor que con él se había afirmado en una línea de tres en el Estudiantes campeón de 2010. En el triunfo 2 a 1 en Barranquilla que significó una bisagra en la campaña de este seleccionado, el muchacho nacido en la localidad bonaerense de Tres Algarrobos integró la zaga con Nicolás Burdisso, reemplazado durante el primer tiempo por una grave lesión. Esa tarde, la alternativa desde el banco fue Desábato, un soldado siempre fiel a la causa de Sabella, aunque sin proyección con la camiseta nacional.

Garay figuró en la primera lista internacional de Sabella, en agosto de 2011, pero enseguida fue excluido por una lesión en un tobillo. Mientras, fueron pasando otros zagueros: Otamendi, Coloccini y Pareja; Domínguez, Cellay, Ré y Lisandro López (seleccionado local). Campagnaro recibió la primera citación en febrero de 2012, en ocasión del amistoso con Suiza, cuando volvió Garay para ser titular junto con Fernández y quedar como una dupla central inamovible, salvo lesión, suspensión u operativos especiales, como en La Paz (Campagnaro, Domínguez, Basanta).

Desde que coincidieron por primera vez, Fernández y Garay disputaron 11 (9 victorias, 2 empates, ninguna derrota) de los 13 partidos afrontados con los de Europa.

Consciente de que en Napoli no tenía la continuidad necesaria para no poner en riesgo su lugar en el seleccionado, Fernández pasó en préstamo en el último semestre a Getafe, donde fue titular (14 cotejos, un gol). Ahora debe volver al club italiano, donde el nuevo técnico, Rafa Benítez, podría tenerlo más en cuenta. Tottenham se interesó en su contratación hace un mes.

Garay, que hace rato está en los planes de Manchester United, viene del trago amargo en Benfica por haber perdido en los minutos finales la Liga de Portugal, la Liga Europa y la Copa de Portugal.

En septiembre, Fernández le decía a LA NACION en una entrevista: "Lo que pasa es que la defensa es la que sufrió más cambios y ahora estamos en otra etapa, en el buen camino. Los de atrás tenemos que ayudar y darles tranquilidad a los de arriba para que puedan definir los partidos". Y si no los definen, aguantarlos a pie firme, como ante Colombia..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora