Canchallena

Mercado de pases

Refuerzos que no refuerzan: la mitad de las incorporaciones no jugó

Se viene el nuevo mercado de pases, donde a veces los equipos compran sin pensar; en la última temporada, uno de cada dos futbolistas nuevos no disputó ni siquiera un campeonato

Por Tomás Bence | canchallena.com

 
 
Una larga lista de refuerzos.  Foto: Archivo 

Como cada vez que termina una temporada los equipos comienzan sus largos procesos de cambios y rearmado. Nombres y nombres empiezan a sonar en cada rincón y dirigentes toman un protagonismo especial en los mercados de pases. Algunos planteles crecen en número, quizás dejando de lado la calidad, sin medir la verdadera razón de una compra: la de reforzar su equipo. En la temporada que pasó, tanto en el mercado de julio como en el receso de verano, los equipos de Primera contrataron 188 jugadores, un promedio de nueve futbolistas por equipo, sumando aquí aquellos que volvieron de préstamos en otros equipos y se quedaron en su club.

De esos 188 jugadores que reforzaron los 20 equipos que este año jugaron en Primera, la mitad de estas incorporaciones ni siquiera disputó la mitad de los partidos (38) entre el Inicial y el Final. Si tenemos en cuenta que el número de refuerzos, y que con la temporada finalizada hay cerca de 161 futbolistas que no serán tenidos en cuenta en sus equipos, podemos detectar una de las razones del flojo rendimiento del fútbol argentino, donde son pocos los que mantienen sus planteles y buscan generar la competencia interna para mejorar. Sumado a las malas elecciones o los propios rendimientos regulares de los protagonistas.

El equipo que más se reforzó en este 2012-2013 fue San Lorenzo. Cuando Caruso Lombardi era el técnico, el Ciclón incorporó 15 futbolistas. Uno más agregó este verano, en total 16 refuerzos. Algunos jugadores, como Mercier, Jara, Stracqualursi, Prósperi o Gentiletti, fueron muy utilizados tanto por el hoy DT de Argentinos como por Pizzi. Otros como Rolle o Furch no duraron ni siquiera un año y en enero se fueron a Arsenal. En el otro extremo está Vélez, que apenas incorporó cinco jugadores en los dos mercados de pases: Sosa, Rescaldani (volvió), Sills, Copete y Gago. Como el volante de la selección estuvo mucho tiempo lesionado, se perdió varios partidos y mañana tendrá la oportunidad de irse con un título de Vélez, con la Superfinal. Sills fue el que menos jugó y ya arregló con Universidad de Chile para seguir allí su carrera.

El que mejor se reforzó fue Newell´s. El campeón del fútbol argentino, que comenzó la temporada necesitado de puntos, incorporó tres europeos y con pasado en el club, como Maxi Rodríguez, Heinze y Scocco, más tres aciertos del fútbol local: Cáceres, Orzán y Casco, hoy pretendido por varios clubes. Así el equipo del Tata Martino sumó una buena cantidad de puntos para escapar del descenso, fue campeón del Final y está en semifinales de la Libertadores.

Al finalizar la temporada son 161 los jugadores que no serán tenidos en cuenta, cuando 188 llegaron en los dos mercados

Detrás de San Lorenzo aparecen Godoy Cruz, que esta temporada deberá pelear por mantener la categoría, y River, con 14 refuerzos cada uno. El equipo de Núñez contrató a Barovero, Mercado, Bottinelli, Rojas, Luna, Vangioni e Iturbe. Volvieron Lanzini, Acevedo, Affranchino (a mitad de año se fue otra vez), Román y Mauro Díaz, mientras que sumó a los juveniles Lescano y Mallorca, que no tuvieron ni un minuto en cancha.

Con el mercado de pases adelante, y viendo lo que pasó hace un año, fueron muchos los equipos que incorporaron por menos de un torneo: Sarmiento y Canales (Arsenal), Canever (Argentinos), Fraire (Rafaela), Córdoba (Godoy Cruz), Castillejos (Lanús), Núñez (Quilmes) y Russo (Independiente), todos jugaron apenas un puñado de partidos en el Inicial, y en el verano se fueron. Casos similares son los préstamos por seis meses que River, Racing o Vélez hicieron en enero con Juan Manuel Iturbe, Mario Bolatti y Fernando Gago, quienes deberán volver a Porto, Internacional y Valencia, respectivamente. Fueron apuestas para pelar el campeonato o la Libertadores (en el caso del conjunto de Liniers), donde el que más rindió fue el delantero millonario.

Con la gran cantidad de refuerzos, algunos equipos terminan tapando a sus inferiores. En Boca, con la llegada de Albín y Franco Sosa ya en el plantel, quedó relegado Marín. El lateral por derecha fue el mejor juvenil que Boca sacó en el semestre y ya se ganó la titularidad. En el conjunto xeneize la mayoría de las incorporaciones no estuvo a la altura de lo esperado, fue quizás el equipo que, por proyección en el principio de la temporada, más sufrió el bajo rendimiento de sus caras nuevas.

Otro caso emblemático es el de Racing, donde terminaron jugando chicos del club como Vietto, De Paul, Centurión, Fariña y relegado al banco de suplentes nombres como Sand o Cámpora, que llegaron hace un año como las grandes promesas y sorpresas para el equipo de Avellaneda, pero tuvieron muy flojos rendimientos.

En un mes donde los dirigentes surgen como las figuras de sus equipos para contratar refuerzos, deberán analizar no la cantidad sino la calidad de los nombres para incorporar en sus planteles..

Aparecen en
esta nota  

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora