Canchallena

La pretemporada

Las promesas del fútbol argentino: el club del Sub 21

A pesar de los puntos oscuros del fútbol doméstico, en el torneo Final debutaron y se destacaron varias promesas: De Paul, Correa, Rulli, Balanta y Rescaldani, entre otros

Por Ariel Ruya | canchallena.com

 
 

Era abril. Juan Antonio Pizzi andaba de capa caída: San Lorenzo no ganaba y jugaba bastante mal. De pronto, Matías Lammens, el presidente, hizo un pedido público: "Que no jueguen más los futbolistas que terminan sus contratos, preferimos que en su lugar jueguen los chicos". Pibes, pero pibes de verdad, entraron en la cancha. El Ciclón se escapó de la zona temible y, casi, casi, se desvive por el título. Pizzi, hoy, tiene dos años más de contrato. Entre otros puntos, por los pibes.

Era mayo. Ricardo Caruso Lombardi, en un ataque de furia, expulsó a viejos caciques, cuando Argentinos se caía al precipicio. Garcé, Matellán, Placente, con polémica incluida. Puso a chicos. Hechos en casa. Casi ninguno pasaba los 20, 21 años. ilustres desconocidos. Ganó más de lo que perdió jugándose, entre otros por Rodrigo Droopy Gómez. Y se salvó. "Vamos los pibes", resultó la melodía. Argentinos es de primera. Entre otros puntos, por los pibes. Era junio. Luis Zubeldía, a pesar del final de fiesta, no extendió la esperanza pasada, con Vietto (19 años), Centurión (20) y Fariña (22). Sin embargo, insistió en esa fantástica idea: de la casa y con futuro, con más nombres. Con más sangre joven. no le iban a renovar el vínculo. Al final, se mantiene. Entre otros puntos, por los pibes.A pesar del vacío que suele provocar el fútbol doméstico (espectáculos mediocres, desorganización y violencia sin fin), el torneo Final tuvo una sorpresa mayúscula: debutaron y se destacaron varios futbolistas, que amenazan con ser algo más que jóvenes promesas. En casi todos los puestos. Diez equipos (la mitad del campeonato), tuvieron su bautismo. Al menos, un pibe nuevo con futuro. Una luz en la oscuridad. La contracara, tal vez, sea Boca: ni Magallán, ni Zárate, ni Pol Fernández, ni Bravo ni Paredes prometen el paraíso. Salieron a la cancha, em-pero, por las urgencias coperas.

¿Quiénes son? El club del Sub 21 tiene calidad de sobra: arriba, abajo y por los costados. Lamentablemente, no entran Elizari (ex Quilmes, hoy en San Lorenzo), Urruti (newell's) o Riaño (ex San Martín, de San Juan, casi, casi en Boca), entre otros, porque pasaron ese límite. El mundo de los que apenas cumplieron 21 ya es suficientemente atractivo y amplio. Atrás: Gerónimo Rulli (21) es el arquero de Estudiantes. Hizo su presentación el 8 de abril, en el 0-1 contra Arsenal. Atajó en 12 partidos y le marcaron, apenas, cinco tantos. Eder Álvarez Balanta (20) es más conocido, porque el zaguero colombiano juega en River. Se presentó el 7 de abril, en el 2-0 contra Racing. Marcó dos goles y lo quieren de varios destinos. Por ahora, se queda. La gente lo adora.

Lucas Villalba (18) surgió en el peor escenario de la historia roja. Debutó en 2012, pero a partir de mayo ocupó el lateral antes del abismo. Y rindió en sus seis partidos. A un lado de las polémicas, Ricardo Caruso Lombardi se arriesgó en la parte final con la pareja de zagueros de las inferiores y de la reserva: nicolás Freire (19) y Franco Flores (20). Entre ambos, suman 21 partidos. Sus cabezas acabaron con moretones. Y Argentinos, en primera.

En la zona media, el club se refuerza. Bruno Zuculini (20), de Racing es el más conocido: tiene un recorrido mayor, es el veterano de este círculo, con 66 encuentros. Y cuatro conquistas en el último certamen. Leandro navarro, de San Lorenzo (21) es una de las caras de la dulce renovación azulgrana. Jugó unos minutos en 2012, pero su recorrido verdadero fue en el último semestre: 11 partidos. Lucas Zelarrayán (21), de Belgrano, es una esperanza: hábil y con recorrido asegurado en el próximo desafío. También, versión 2013. Juan Cavallaro (19), de Unión, a punto de viajar al Bajo Flores, es un volante con destreza y atrevimiento. Una curiosidad: del círculo del 21, es el único que integró el plantel del fallido y traumático Sudamericano Sub 20. Toda una sentencia.

Los de arriba suelen iluminarse con las mejores luces. Ángel Correa (18), de San Lorenzo, encabeza la nómina de delanteros veloces, pícaros y habilidosos. Su debut: el 31 de marzo de 2013, en el 0-1 con Newell´s; anotó cuatro goles. Otro chico del Ciclón, Héctor Villalba (18), el del gol espectacular a Racing, amagando casi desde el círculo central, jugó poco, porque se lesionó. Es cosa seria. Ezequiel Rescaldani (21), es una consecuencia de un excelente proceso que lleva largos años en Vélez. Goleador (ocho en 2013), le arrebató el sitio a apellidos establecidos. Otro debutante: Adrián Fernández (20), el paraguayo de Independiente, se presentó el 5 de abril en el 0-2 contra All Boys. Disfrazó la dura realidad, por un rato, con cuatro tantos. Le sobra potencia.

El club Sub 21 se cierra con Rodrigo De Paul (19), enganche o media punta, de la recuperada cantera de Racing. También versión 2013: surgió el 10 de febrero, en el 0-3 frente a Atlético de Rafaela. Dos goles y una decena de paredes. El fútbol argen-tino, al borde del abismo, suele ser generoso: siempre hay pequeños charcos de agua en el desierto..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora