Canchallena

La pretemporada

La rodilla dilata la respuesta de Gabriel Heinze

"La decisión que tome no me preocupa; será lo mejor para mi gente. Hay que pensar un poco en ellos", declaró el Gringo, que deberá definir si sigue en Newell´s y en el fútbol

 
 
 
La lesión de Heinze no sería tan grave. 

Gabriel Heinze renqueaba. Al dolor físico por una lesión en el ligamento interno de la rodilla derecha, el zaguero le agregaba la pena por la posibilidad perdida. Y la sensación de haber jugado su último partido en Newell's; ¿su último partido como profesional? "La decisión que tome no me preocupa; será lo mejor para mi gente. Hay que pensar un poco en ellos", señaló. "Juego desde los 13 años. Le estoy muy agradecido al fútbol", dijo el Gringo, sin más detalles.

"Sentía que tenía que venir. No me arrepiento de la decisión que tomé", contó, acerca de los motivos que lo llevaron a dejar el fútbol europeo, allí donde se hizo un nombre entre los más grandes, para ayudar a su Newell's a ganar un título y juntarse con amigos que lo estaban esperando como Lucas Bernardi, Maxi Rodríguez y Diego Mateo.

El envidiable currículum de Heinze tiene nombres propios como Real Madrid, Manchester United y Paris Saint Germain. Debutó en Newell's el 10 de diciembre de 1995, con apenas 17 años. En 2001 emigró a Valladolid, su primera escala europea. Luego jugó en París, donde compartió vestuario con Ronaldinho, rival de anteanoche y uno de los primeros en preocuparse por su salud, luego del golpe de Pierre, que lo sacó del partido. "Se me va la rodilla. Son jugadas normales", minimizó Heinze al referirse al origen de la lesión que podría alejarlo alrededor de dos meses de las canchas, si es que sigue jugando.

El Gringo hizo también una retrospectiva de este Newell's, que llegó hasta las semifinales de la Copa Libertadores y que ganó el torneo Final. "No tengo que decir la campaña que hizo Newell's... Lo importante es estar con la frente alta. Vinimos con un objetivo y la grandeza del grupo nos hizo llegar hasta acá", comentó. Al ser consultado sobre si el equipo quedará en la historia del fútbol argentino, fue categórico: "Yo, Gabriel Heinze, me voy a acordar siempre de este equipo. Y les voy a contar a mis hijos sobre él. No me importa si el fútbol argentino piensa igual o no; a mí me importan los míos", sentenció.

Habrá que esperar algunas horas para saber cómo está Heinze, pero la lesión sería menos grave de lo pensado. Mientras, el Gringo tendrá más tiempo para comunicarle a los suyos la decisión. Se sabrá en los próximos días si se va a su Crespo natal a descansar, si sigue un tiempo más en Newell's o si decide emprender un nuevo desafío. Una posibilidad podría ser la MLS de los Estados Unidos. Podría ser el lugar ideal para conjugar fútbol e inglés, un idioma que siempre quiso perfeccionar. En Rosario, como ya dijo el presidente Guillermo Lorente, no pierden la esperanza de seguir viéndolo con la camiseta rojinegra..

Aparecen en
esta nota  
Organizaciones: Newell´s Old Boys.

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora