Canchallena

El COI en Buenos Aires

Cómo se suman deportes nuevos a los Juegos Olímpicos

Squash, lucha y béisbol son tres deportes que pretenden ingresar desde 2020; las influencias y el negocio detrás de una decisión

 
 
 
El presidente Comité Olímpico Internacional (COI) Jacqes Rogge.  Foto: EFE 

Cosas importantes se definen en esta asamblea. La sede de 2020, el nuevo presidente... y hay una tercera decisión a la que no muchos le prestan atención, pero que tienen pendientes a cuatro federaciones internacionales. Aquí, en Buenos Aires, se decidirá si un nuevo deporte se incorpora en el programa olímpico. ¿Quiénes son los candidatos? Squash, lucha y béisbol (que ingresaría en sociedad con el softbol femenino). Puede entrar uno de ellos; puede ser que no ingrese ninguno. Se sabrá pasado mañana.

Hubo un tiempo en el que el criterio de elección de los deportes para los Juegos estaba claro. Había que cumplir ciertos requisitos: tener una federación internacional, practicarse en más de 70 países, que tenga actividad en cinco continentes y que sus competencias puedan ser televisadas.

Un deporte olímpico negocia mejores contratos de TV, mejores sponsors y consigue más personas interesadas en practicarlo. Cada uno de los candidatos en Buenos Aires tiene sus pros y sus contras

Los tiempos cambiaron. El Comité Olímpico Internacional empezó a ponerle freno al gigantismo. Las villas olímpicas se volvieron cada vez más numerosas. La inclusión tan deseada y la universalidad empezó a ser un problema. Entonces se decidió negar nuevos ingresos e incluso eliminar del programa actividades. Es el caso de la lucha y el beisbol, que fueron desplazados.

Pero el COI volvió a torcer su criterio. Dos deportes con fuerte presencia televisiva y grandes sponsors ingresarán a fuerza de dólares en Río 2016: rugby (en su versión de seven) y golf.

Por eso ahora la lucha y el beisbol vuelven a la carga. Quieren recuperar lo que fue suyo y que les fue despojado con fundamentos que más tarde fueron reacomodados.

Y aquí también hay juegos de influencias. Un deporte olímpico negocia mejores contratos de TV, mejores sponsors y consigue más personas interesadas en practicarlo. Cada uno de los candidatos en Buenos Aires tiene sus pros y sus contras.

El béisbol (hombres) se asoció con el softbol (mujeres). Crearon una Federación común y tienen como principal vocero a Antonio Castro, hijo de Fidel, que dijo: "Luchamos por los sueños de 65 millones de niños y niñas", en alusión a la cantidad de adolescentes y jóvenes que practican estos deportes. Conocen el paño, tienen contactos. ¿Lo negativo? Sus fans están concentrados en pocos países (EE.UU., Cuba y Japón, los principales). No es un deporte global. Además, en los Juegos no participan las estrellas de la Major League Baseball norteamericana (algo así como el básquetbol si no tuviera a los NBA). No es la intención establecer una competencia con el Clásico Mundial, que empezó a jugarse en 2006 (16 países) y donde sí están casi todas las estrellas.

La lucha tiene una ventaja política inmejorable. Vladimir Putin, además de ser agente de la KGB y presidente de Rusia, practicó alguna vez lucha y judo. Hace dos meses se reunió con Jacques Rogge. Tras la charla, ambos recordaron que la política no puede tener ninguna injerencia en el Comité Olímpico Internacional..., pero Putin comentó algo acerca de la posibilidad de inclusión de un nuevo deporte en el programa olímpico: "Espero que finalmente la decisión sea justa y fundada".

El squash no tiene tantas influencias. Lo único en su favor es que nunca fue olímpico y el COI siempre promueve la idea de presentar nuevas actividades. Su presentador en la reunión será el N° 1 del mundo, el egipcio Ramy Ashour.

Del mismo modo que las ciudades candidatas tendrán un turno de presentación para contar sus virtudes, los deportes harán también sus exposiciones, buscando convencer a los miembros COI para ganarse un lugar en los Juegos de 2020. Una decisión que estará oculta, aunque genere tantos negociados y lobbies como los grandes temas.

Los Juegos Mundiales, como una sala de espera

El COI reconoce a muchos deportes que no están en el programa olímpico y los pone en lista de espera. Mientras tanto, ellos se agruparon en la Asociación Internacional y organizan los Juegos Deportivos Mundiales. Se realizan desde 1981 y la última edición culminó el mes pasado, en Cali, Colombia. La siguiente será en Breslavia, Polonia, en 2017. Entre otros, participaron baile deportivo, escalada, deportes aéreos, bochas, billar, patín, raquetball, karate y sumo..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora