Canchallena

Rugby Championship

No pudo ser: los Pumas mejoraron, pero volvieron a perder ante los All Blacks

Pese al buen partido defensivo, cayeron 28-13; tuvieron algunos puntos positivos, aunque los campeones del mundo fueron superiores

Landajo tackleado; Corcho y Legui llegan a respaldarlo.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
Agulla disputa la pelota en el aire.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
Corcho Fernández Lobbe con la pelota; lo ayuda Leguizamón.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
Los tackles de la Argentina.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
El haka, ante el abrazo de los Pumas.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
Leguizamón vuela: fue el único try de los Pumas.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
Phelan, concentrado, antes del partido.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
Figallo se lleva la pelota; lo acompañan Ayerza y Farías Cabello.   Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial
 

HAMILTON.- Un culto a la defensa. Eso fue lo que propuso el equipo argentino en el tercer partido del Rugby Championship. Pese a haber mejorado el rendimiento de los dos primeros partidos de este campeonato, Nueva Zelanda fue mucho e impuso su condición en cada sector de la cancha. Los All Blacks supieron golpear en los momentos justos y capitalizar cada error del equipo de Phelan, haciéndoles saber que para ganar, nada de eso puede pasar.

En Hamilton, Nueva Zelanda se quedó con el triunfo por 25-13. Pese al golpe inicial que significó el try de Leguizamón, la Argentina sufrió mucho, una vez más, con el line. Todo lo hecho en defensa y a la hora de atacar se vio empañado por malos lanzamientos o recepciones. El equipo local, si bien no mostró la potencia y contundencia que tiene, se sintió incómodo, aunque supo golpear y capitalizar cada error argentino.

El arranque del partido fue quizás el ideal, soñado tanto por Santiago Phelan como por los 15 Pumas que salieron a la cancha en el Waikato Stadium. Aprovecharon un error del conjunto local para que Juan Manuel Leguizamón ponga en ventaja a la Argentina, en apenas dos minutos de juego.

 
Leguizamón vuela al try.  Foto: LA NACION  / Rodrigo Néspolo / Enviado especial

Ese empujón inicial transformó a los All Blacks que no tardaron en contestar. Dominaron el terreno y la posesión, pese a que encontraron una buena defensa en los Pumas (apenas tres penales en esta parte) y a Dan Carter con poca puntería. Convirtió apenas uno de tres intentos, aunque terminó con cuatro de ocho.. Sin embargo el defenderse terminó con el árbitro Jerome Garces amonestando a Guiñazú. Jugada siguiente, try para Aaron Smith. Minutos más tarde, otra vez el número nueve apoyaba en el in-goal argentino. Los errores en el line mancharon una buena producción argentina en este primer tiempo. Mucho tackle y efectividad a la hora de llegar al campo rival (un try y un penal de Sánchez). Se terminó 15-10 la primera parte.

En el complemento las cosas fueron distintas. El desgaste físico fue claro en la Argentina, y pese a que lo buscó, los All Blacks fallaron en el manejo de algunas jugadas. Tras un penal por lado llegó el quiebre en el marcador: kick tapado a Landajo y try de Savea. Pese al dominio territorial y de posesión, el equipo local aprovechó cada error argentino para golpear. Los penales se hicieron más comunes que en el priemr tiempo (terminaron con ocho), la posesión fue mayor para los locales y el resultado fue para los All Blacks.

El próximo sábado los Pumas disputarán la cuarta fecha del Rugby Championship, será ante Australia, para recibir el próximo 28 se septiembre a Nueve Zelanda en el Unico de La Plata y cerrar en Rosario ante los Wallabies..

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora