Canchallena

Eliminatorias

"Messi te queremos ver, por favor", el deseo de un niño en la puerta del hotel

Conocé la historia de Matías, un fanático de Leo que, a pesar de su edad, no se da por vencido y busca una foto con su ídolo

Por Pablo Lisotto | canchallena.com

 
 
 
Una madre que esperó en la puerta del hotel por pedido de su hijo.  Foto: AFP 

ASUNCION.- "Messi, te queremos ver", decía el cartel de uno de los cinco chicos que desde temprano desafiaron el sol del mediodía en la puerta del Sheraton para esperar al ídolo y atoda la selección argentina.

Siempre custodiados (y arengados) por su madre, una porteña que emigró a mediados de los ´90 y nunca más volvió a su patria, los cuatro varones y su hermana se vistieron "de gala" para la ocasión (cuatro con la remera de Barcelona de Leo y el restante, Matías, con la de Argentina), y no dudaron en acercarse al lugar indicado.

"Acá hay que saberse hacer valer, porque si no te atropellan. Somos doblemente visitantes", comenta por lo bajo mamá Cecilia. Y agrega: "Acá el fútbol se vive con mucha intensidad, y los paraguayos nos tienen mucha envidia, se irritan mucho cuando juegan contra nosotros. Y por esa bronca, la mayoría no quiere a Barcelona, sino que alientan a Real Madrid. Y también a los equipos brasileños, claro. Así que mañana iremos con nuestras camisetas bien cubiertas, y luego sí, a alentar por nuestra selección argentina."

Cecilia tiene ocho hijos. Ella se quedó con cinco en la puerta del hotel, y los otros tres, una ya mayor de edad, siguieron con el auto rumbo al aeropuerto, a recibir al plantel allí, y a dar la voz de aura para que el resto de la familia supiera cuando el micro estuviera en camino.

"Varios de ellos nacieron en distintas partes del mundo, pero como tienen madre argentina, cuando cumplan la mayoría de edad podrán decidir nacionalidad por sí mismos. La más grande ya eligió ser argentina", comparte con orgullo.

Inevitablemente, la charla deriva en las realidades económicas del Paraguay y de la Argentina. "Aquí estamos bien por suerte, con trabajo y cierta estabilidad. Sé que allá está todo medio complicado, otra vez con la inflación y todo el asunto de que no se pueden comprar dólares. Pero mirá cómo se aprovechan, que el otro día quise hacer un trámite en el consulado y me quisieron cobrar en dólares, ¿a vos te parece?", reclama, intentando buscarle una explicación a la famosa "avivada argentina" que desconoce de fronteras.

"Yo lo quiero saludar a Messi. Le quiero dar un abrazo", interrumpe Matías, dejando en claro qué es lo realmente importante para él hoy. El periodista intenta explicarle que eso será casi imposible que ocurra, pero la ilusión es tan grande que le promete al menos intentar hacer la gestión, algo que finalmente no logró.

Tras la cobertura de la llegada de la selección, el cronista siente la obligación de volver a esa zona. Vio de lejos que Lionel se sacó una foto con un chico que lucía la camiseta de Barcelona, y deseó para sus adentros que fuera uno de los cinco hermanitos. Pero no.

"Seguro era un pibe acomodado, o uno que está alojado en el hotel", lamenta mamá, que agrega, en confianza y molesta por no haber logrado el objetivo: "¿Medio mala onda Lionel, no? Me pareció un poco parco."

De todas maneras, y valga la paradoja, esos chicos no se achican tan fácilmente. Cuando se enteraron que el plantel ya había ingresado al hotel, uno de ellos, que no supera los 9 años, insistió: "A lo mejor Lionel está en una de las habitaciones que da al frente y se asoma a saludarnos. Por las dudas nos quedamos."

Y se quedaron..

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora