Canchallena

Torneo Final

Con dos golazos, San Lorenzo superó a Argentinos en la Paternal

Con un rendimiento sólido y una cuota de oportunismo ganó 2 a 0 en la Paternal; marcaron Romagnoli y Matos festejó su primer gol con la camiseta azulgrana; Argentinos, flojo, se hunde en los promedios

Por Alejandro Casar González | canchallena.com

Si algo se le debe pedir a un campeón es aplomo, oficio. Y San Lorenzo, que sigue aprendiendo el libreto de Bauza tras la abrupta salida de Pizzi, los tuvo en una dosis considerable para vencer a este Argentinos que tuvo una imagen que se corresponde con su ubicación en puesto de descenso. Luego de un comienzo con derrotas en el torneo doméstico y en la Copa Libertadores, San Lorenzo parece reencontrarse al sumar dos victorias seguidas. También empieza a sacarle jugo a un plantel que le permite la rotación sin que la estructura general se resienta mucho. Matos llegó para hacer goles y anoche tuvo su primer festejo con una bonita definición.

Había indicios de que Argentinos defendía mal, se desestabilizaba fácilmente, pero como San Lorenzo apenas lo exigía en la primera etapa, la carencia local (Nagüel y Lucas Rodríguez no cubrían los espacios en retroceso por los costados) se disimulaba. Todo se reducía a una posesión sin mayor profundidad de Argentinos. San Lorenzo esperaba y tenía poco la pelota, quizá como una consecuencia directa de las ausencias de Piatti y Mercier.

El voluntarismo del equipo de Borghi se oponía al cálculo del Ciclón. Ofensivamente, el Bicho se reducía a un par de apariciones del juvenil Cano, que se encontró con un remate cruzado y definió apenas desviado. El partido se hundía en la intrascendencia, hasta que el primer encuentro asociado de los cuatro hombres de ataque de San Lorenzo derivó en la apertura del marcador. Argentinos le facilitó la tarea con los dos defensores que fueron a trabar a Villalba, con lo cual Correa quedó libre para asistir a Romagnoli, que también entró solo para tocar al gol.

San Lorenzo sacaba rédito de la impotencia rival. Para Argentinos fue un golpe anímico la desventaja, ya que en el segundo tiempo empezó más apagado, con menos control de las acciones, si bien a los 45 segundos estuvo cerca del empate con una entrada de Rodríguez, que no llegó a conectar con precisión un centro cruzado de Nagüel.

El Ciclón se sintió cómodo y tranquilo. Pudo aumentar en los primeros 20 minutos con dos incursiones de Matos y Cavallaro que salieron por encima del travesaño. Bauza buscó algo más de pausa con el ingreso de Cavallaro por Villalba. Borghi intentó, sin conseguirlo, cambiar algo en el ataque con las entradas de Gómez, Boyero y Coria (volante ofensivo que era titular en la formación del técnico que obtuvo el título en 2010).

La intrascendencia de Argentinos era toda una invitación para San Lorenzo, que definió el partido desde un saque de arco. El largo envío de Torrico fue peinado por Matos; la pelota le cayó a Correa, que con su conocida velocidad y capacidad para enganchar se sacó un marcador de encima y asistió a Matos. El refuerzo que llegó de All Boys, goleador del torneo anterior junto con el "Picante" Pereyra, abrió el pie derecho para colocar un preciso remate junto al poste desde fuera del área.

Mauro Matos y su primer grito con la camiseta del Ciclón.  Foto: LA NACION  / Shu Kitayama

Fue demasiado para Argentinos, al que todo el encuentro se le hizo muy cuesta arriba. La preocupación para el Bicho aumenta porque con este rendimiento le será muy arduo mantener la categoría. Poco juego y casi nula profundidad. No aprovechó el envión anímico de los tres puntos de la primera fecha ante Godoy Cruz, aun cuando no había sido superior a los mendocinos. Borghi tendrá que motivar a un plantel que no parece muy convencido de sus posibilidades.

San Lorenzo se vio poco exigido e hizo un partido a lo campeón: serio, sin fisuras, con la autoridad de arco a arco.

El gol de Romagnoli



El tanto de Matos



En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora