Canchallena

Nacional B

Un final anunciado para Javier Cantero: renunció a la presidencia de Independiente

Dejó de ser el máximo dirigente del Rojo; una era marcada por el descenso y su pelea frustrada contra la barra brava; había asumido en 2010 y su mandato se vencía en diciembre de este año

 
Cantero terminaba su presidencia en diciembre.  Foto: Archivo 

Javier Cantero dejó hoy de ser el presidente de Independiente tras presentar su renuncia luego de las presiones tanto de los hinchas como de la propia oposición. Su mandato finalizaba en el mes de diciembre. Cantero se fue quedando solo poco a poco en la comisión directiva, ya que sufrió la renuncia de 16 dirigentes en sus casi cuatro años de gobierno.

Hoy, luego de no presentarse ayer a firmar el acuerdo económico con la oposición, decidió irse del club. Cuentan sus allegados que el último lunes, en Misiones, el ex presidente se quebró y el motivo sería que amenazaron a su esposa. Entre tantas presiones y sin nunca haber podido manejar el timón del club con facilidad, dio un paso al costado. Su lugar lo ocupará Claudio Keblaitis, quien fue su vicepresidente en la gestión, uno de los que en algún momento presentó su renuncia, pero no fue aceptada.

La salida de Cantero del club sería una de las condiciones de la oposición para rubricar el apoyo económico. Se habrían comunicado esta mañana con las oficinas de AFA para anunciar la salida del presidente, así el acuerdo se realizaba, y que el próximo plantel lo armen las distintas agrupaciones que se presentarán a las elecciones de diciembre.

Cantero asumió la presidencia de Independiente en 2010 reemplazando a Comparada. En su mandato, se enfrentó abiertamente con la barra brava, particularmente con Pablo Alvarez, Bebote, jefe de los violentos en el Rojo. En 2012 el equipo, dirigido por Miguel Angel Brindisi, descendió por primera vez en su historia al Nacional B.

Su principal cruzada apenas se hizo cargo del club fue enfrentarse con la barra. Lo hizo, pero no encontró apoyo en otros clubes, así fue que poco a poco se fue quedando solo. Quizás el momento más recordado fue aquella noche cuando se cruzó en la calle con Bebote Alvarez. A medida que el equipo no encontraba resultados, había más problemas. No logró revertir la crisis económica del club y adentro de la cancha, las cosas nunca funcionaron.

Pasaron Ramón Díaz, Cristian Díaz, el Tolo Gallego y Brindisi. Luego, ese lugar lo ocupó Omar De Felippe, quien encontró buenos resultados en el primer momento, pero hoy el equipo está fuera de la zona de ascenso y su vuelta a Primera parece cada vez más complicada. Lo cierto es que Independiente no encuentra paz, ni en lo político, ni en lo futbolístico, ni siquiera en las tribunas, donde la barra brava cada vez tiene más poder..

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora