Canchallena

Mundial Brasil 2014

Historias mínimas sobre la selección de Brasil y la religión: de la peregrinación de Scolari al pastor visionario de Neymar

Es el país con mayor cantidad de cristianos del mundo y que atraviesa un fuerte crecimiento de los evangelistas; ¿cómo es la relación de los futbolistas con la Fe?

Por Jeremías Prevosti | canchallena.com

 
David Luiz, uno de los jugadores más religiosos del plantel.  Foto: Archivo 

RÍO DE JANEIRO (De un enviado especial).- Luiz Felipe Scolari, junto con su mujer, peregrinando en la Iglesia de Nuestra Señora de Caravoggio, en Río Grande del Sur, a pocos días del inicio de una Copa del Mundo. Para muchos, puede ser una especie de déjà vu. Tan sólo un simple recuerdo de la visita al santuario del entrenador de la selección de Brasil allá por 2002. Pero no. Para él, es simplemente un ritual de su Fe, que suele repetir antes de cada momento importante en su carrera profesional, como lo era también este: el inicio del Mundial 2014.

La selección de Brasil, creyente, practicante y con un marcada diversidad de credos, es un simple ejemplo de cómo vive este país la religión. Es aquí donde se concentran la mayor cantidad de cristianos en el mundo, pero también el lugar en el que los evangelistas comenzaron a ganar terreno desde hace varios años. El fútbol y la Fe son dos de los pilares de la idiosincrasia brasileña, que no dudan en relacionarlos en pos de un objetivo común: la alegría del pueblo.

La verdeamarela y su Fe

 
Scolari visitó a la virgen de Nuestra Señora de Caravaggio, como en 2002 y 2013.  Foto: Archivo 

"Se viene una experiencia para la cual vamos a necesitar una gran fortaleza. Fui por Nuestra Señora, pero no sé si nos va a ayudar. La bendición y la fe es importante, pero también lo es la disciplina y el esfuerzo por conseguir la victoria", había aclarado Scolari tras su visita a la Iglesia. Pese más allá del trabajo, nunca le da la espalda a las creencias. Por eso, una réplica de la imagen de la Virgen lo acompaña durante la concentración en el predio de Teresópolis y en cada viaje del seleccionado. El propio Júlio César, el héroe en los penales ante Chile y también creyente, posó para las cámaras con la estatua luego del partido.

Otros signos también reflejan la relación del plantel con lo espiritual. Minutos después del triunfo en octavos de final, David Luiz y Neymar se fundieron en un abrazo en la mitad de la cancha y, arrodillados y mirando hacia el cielo, rezaron por algunos minutos. Además, en el partido siguiente, el defensor agradeció públicamente la intervención divina en su golazo ante Colombia, clave para meterse entre los cuatro mejores del Mundial. "Estuve un año entero practicando en el Chelsea. Sabía que un día Dios me iba a bendecir", dijo sobre su tiro libre.

 
Julio César, tras los penales ante Chile, con Nuestra Señora de Caravaggio,.  Foto: Archivo 

Pero David Luiz, a diferencia de Scolari y al igual que cinco de sus compañeros, es evangélico. Un dato que para los medios de Brasil no pasó por alto cuando se conoció la lista mundialista. "Seis futbolistas evangélicos son convocados a formar parte de la selección de Brasil en el Mundial 2014", llegó a publicar un portal especializado en religión. ¿El motivo? El reflejo del crecimiento de esa religión en el país.

Entre estos jugadores, también se destaca Fred. El delantero de Fluminense suele asistir a la Confraternidad Evangélica Internacional de la Zona Sur, en el barrio de Flamengo, en esta ciudad. "Estuvo un tiempo sin venir, pero desde enero comenzó a asistir de nuevo. Siempre viene solo y se sienta en primera fila. Es un hermano ejemplar, que viene con la biblia en la mano, canta y hace la oración", contó un asistente del templo en una nota de Globo.com.

 
David Luiz y Neymar rezan luego del triunfo ante Chile.  Foto: Archivo 

Neymar, el ausente que apoyará desde la Fe

Neymar, que ya no jugará en lo que resta de la Copa del Mundo por una dura lesión, es otro de los jugadores que profesan con orgullo su Fe. Practicante del pentecostalismo, el crack brasileño asiste a Iglesia Bautista Peniel de San Vicente desde los ocho años, aunque recién fue bautizado en 2008. Allí, cuando el futbolista tenía 14 años, el pastor Newton Lobato interrumpió su sermón dominical para pedirle que se ponga de pie. "Dios se me presentó y me dijo que este adolescente será uno de los mejores jugadores del mundo", dijo ante unos 600 fieles atónitos. Creer o reventar.

Estoy muy preocupado. Vamos a rezar por él, porque el lugar de Neymar es sobre la cancha (David Luiz, sobre la lesión del 10)

Ya radicado en Barcelona, Neymar nunca dejó de pagar el diezmo a su comunidad, aunque no necesariamente aporta el 10 por ciento de su sueldo. "Si fuera así, estaría viendo una iglesia diferente", bromeó hace unos meses el hijo del pastor. Pero la relación es tan recíproca que durante su estadía en la concentración de Brasil, el ídolo de la verdeamarela se comunicaba con Newton a través de Whatsapp o de correos electrónicos. "Tomo un texto de las Escrituras, se lo envió y después compartimos sobre eso, dándole palabras de ánimo para que soporté el momento que está viviendo", explicaba el líder espiritual.

Un país cristiano, pero en baja

 
El Papa Francisco visitó Río de Janeiro en 2013.  Foto: Archivo 

Brasil es el país con mayor cantidad de cristianos en el mundo desde la década de 1950. Sin embargo, según el último censo, realizado en 2010, la religión Católica perdió fieles por estas tierras, mientras que la religión Evangelista tuvo un marcado crecimiento. En 10 años, los católicos brasileños pasaron de ser 125 millones (73.6% de la población) a 123,3 millones (64.6%) y los evangélicos aumentaron de 26,5 millones (15,4% de la población) a 42,3 millones (22,2%).

Este fue uno de los motivos principales de la visita del papa Francisco durante la Jornada Mundial de la Juventud: atraer a los fieles que se habían alejado de la Iglesia Católica. En esa misión, el Pontífice no dudó en implementar discursos con obvias metáforas futboleras, apelando a otra de las grandes pasiones del pueblo brasileño.

El Papa Francisco visitó Río de Janeiro en 2013.  Foto: Archivo 

"En Brasil, como en otros países, el fútbol es una pasión nacional. Pues bien, ¿qué hace un jugador cuando se le llama para formar parte de un equipo? Debe entrenarse y entrenarse mucho. Así es en nuestra vida de discípulos del Señor. San Pablo nos dice: «Los atletas se privan de todo, y lo hacen para obtener una corona que se marchita; nosotros, en cambio, por una corona incorruptible» (1 Co 9,25). ¡Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo! Nos ofrece la posibilidad de una vida fecunda y feliz, y también un futuro con él que no tendrá fin, la vida eterna", sostuvo el Papa en uno de los fragmentos de su discurso de despedida.

El fútbol y la religión son dos pilares de la vida de los brasileños. Van separados, aunque a veces se toquen y parezca uno solo. No es un déjà vu. En esta Copa del Mundo, la Fe vuelve a decir presente entre los jugadores de la verdeamarela. Pero si quiere repetir la hazaña, también necesitan "disciplina y esfuerzo", ya lo dijo Scolari.

Fuentes: BBC, centro estadístico de Brasil, archivo y canchallena.com..

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora