Canchallena

La muerte de Grondona

La historia de Julio Grondona como futbolista: el enganche que jugó en River y terminó en Arsenal

De joven, el presidente de la AFA, fallecido ayer, quedó en las inferiores millonarias y se desempeñó hasta 5ª; luego pasó por Defensores de Belgrano y su último paso fue en el club que él mismo creó

(Télam).- Siempre se dijo que el fallecido presidente de la AFA Julio Grondona era un dirigente que sabía de fútbol, que cuando hablaba del juego lo hacía con conocimiento. Es que antes de ser directivo, Don Julio había conocido bien desde adentro y desde abajo los secretos del fútbol cuando fue jugador.

Desde época muy temprana comenzó a transitar por los potreros de Sarandí y, a los 16 años cuando concurría al Colegio Salvador dirigido por los jesuítas, se fue a probar a River .

Don Julio fue observado en la entidad de Núñez por el ex jugador de San Telmo Carlos Peucelle, quien en 1948 dio la aprobación para la llegada de Grondona, quien fue fichado para jugar en la quinta división, donde se desempeñaría como un tradicional número 10, habilidoso pero de tranco demasiado tranquilo, según los memoriosos.

Sin embargo, según recordó varias veces el mismo dirigente fallecido a los 82 años: "No era muy afecto a los entrenamientos, era un poco vago".

Poco después, River le dio el pase en blanco a Grondona, quien se fue a jugar, por muy poco tiempo, a Defensores de Belgrano, donde llegó hasta la tercera división.

En 1956, con 24 años y junto a su hermano Héctor (ex presidente de Independiente y fallecido en el 2012, a los 72 años) y a un grupo de amigos del barrio, como Juan Carlos Urtasún, Juan Elena y Américo Besada, fundó el club Arsenal de Sarandí , que en 1961 comenzó a disputar los torneos de AFA de Tercera División.

Allí, en esa categoría que también se llamó Aficionados, Grondona se enfrentó a equipos ya desaparecidos, como Piraña, Juventud de Bernal, Defensores de Corrientes, Pilar, 9 de Julio, Macabi o Sportivo Palermo, y tuvo una actuación muy destacada, ya que logró clasificarse subcampeón, después de perder las finales con Villa Dálmine.

Un año después, Arsenal se coronaría campeón invicto logrando el ascenso a la Primera C, comenzando una trayectoria que lo llevó a jugar en Primera División, salir campeón y jugar y obtener copas internacionales.

En esos duros encuentros del ascenso, jugados en su mayoría en canchas peladas y que muchas veces finalizaban a las trompadas, fue donde Don Julio comenzó a conocer, desde sus entrañas, los verdaderos secretos del fútbol..

En esta nota

canchallena por e-mail.
Suscribite y recibí todos los días las últimas noticias de deportes

Suscribite ahora